Alberto Weretilneck: “El Estado debe tener sus propios aviones hidrantes”

A criterio del senador rionegrino Alberto Weretilneck, para el combate de los incendios forestales, “el Estado tiene que tener sus propios aviones hidrantes y alquilar los medios aéreos que hagan falta en función de la emergencia”, en respuesta a la opinión de expertos que descartan la posibilidad de compra bajo el argumento de que “históricamente, el Gobierno nunca contó con las herramientas y recursos para cuidar su patrimonio”.

En esta temporada, en los peores momentos de la crisis, el Sistema Nacional de Manejo del Fuego destinó hasta siete aeronaves y tres helicópteros para el combate del fuego en Cuesta del Ternero.

En coincidencia, se instaló el debate sobre los supuestos 26 aviones que la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner habría comprado en 2012. Sin embargo, pronto se aclaró a través de un informe de la Auditoría General de la Nación, que “desde la creación del PNMF en 1996, siempre se alquilaron aeronaves para luchar contra los incendios”.

Weretilneck valoró que “vivimos un fenómeno singular de cambio climático en la región, donde el viento fue determinante en el incendio del 9 de marzo. Estos factores hacen que el Gobierno tenga que disponer de mejores recursos para el combate contra el fuego”.

En referencia a la declaración de emergencia ígnea para los departamentos Bariloche (en Río Negro) y Cushamen (en Chubut), castigados este verano por los incendios forestales de gran magnitud que consumieron más de 20 mil hectáreas de bosques, costaron tres vidas y quemaron más de 300 viviendas, el referente de Juntos Somos Río Negro señaló su acompañamiento al proyecto del senador Alfredo Luenzo. “Trabajó muchísimo en Lago Puelo, El Maitén, Cholila, Epuyén y El Hoyo, que se sancionó en apenas dos semanas incluyendo la Cámara de Diputados. Resta ahora que se convierta en ley”.

El año pasado, “cuando se discutió el presupuesto, enfoque mi interés en un artículo que genera el financiamiento para el Plan Nacional de Manejo del Fuego, que hasta ese momento no estaba. A partir de ahora se asignarán mejores recursos”.

Investigación

Weretilneck agregó que “está la figura del delito ambiental, que castiga a las personas que producen un incendio”. En referencia a su origen presuntamente intencional, fue uno de los funcionarios que encabezó las denuncias para que la justicia investigue.

Precisó que “por aquellos días, tomé los dichos de unos cuantos pobladores quienes señalaron que, en la cascada de El Hoyo, en la noche previa, hubo un intento de incendio que lograron apagar los propios vecinos y vieron un auto blanco sospechoso. Un día después, me llega otra información diciendo que el mismo VW Gol había estado en el desalojo de una toma en El Foyel y también en el conflicto de Mascardi. Entregamos esa información al gobierno nacional y al gobierno del Chubut”.

Desde su óptica, para encontrar a los culpables, “falta decisión de la justicia para avanzar diametralmente. Hoy se pone en duda si el incendio de las Golondrinas fue intencional, cuando hay videos clarísimos de dos o tres focos simultáneos a 10 o 15 kilómetros de distancia. Sería una casualidad divina que ocurriera de forma natural en un día donde no hubo rayos ni tormentas eléctricas”.

Fuente: Jornada.