Ataques incendiarios: Sergio Berni habló de “terrorismo” y contradijo a Alberto y a Aníbal Fernández: “Es obligación del Estado enviar tropas”

Tras el reclamo de la gobernadora de Río Negro, el Presidente había afirmado ayer que “no es una función del Gobierno brindar mayor seguridad en la región”, algo con lo que el funcionario bonaerense no está de acuerdo

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, habló hoy de “terrorismo” al analizar los hechos violentos que escalaron en los últimos días en Río Negro. En declaraciones radiales, contradijo al presidente Alberto Fernández y a su par nacional, Aníbal Fernández, al afirmar que “es obligación del Estado enviar tropas” a la provincia para colaborar con la resolución del problema. El primer mandatario y su funcionario habían asegurado ayer que “no es una función del Gobierno brindar mayor seguridad en la región”.

Al ser consultado sobre la situación en Río Negro, Berni expresó: “El conflicto mapuche es un tema que viene arrastrándose desde hace años y que se va profundizando cada vez más, en donde obviamente no se han llevado a cabo las diligencias para frenar una situación que inevitablemente va a caer en esta violencia”.

Y siguió: “Cuando yo era secretario de Seguridad, nos hablaron de Bariloche porque habían quemado un club andino y un puesto de una estancia en la misma semana. Entonces, yo fui y me comprometí a trabajar. Hubo varias detenciones y no tuvimos más problemas”.

Tras el ejemplo citado, le preguntaron al funcionario de Axel Kicillof si consideraba que es el rol del Estado nacional involucrarse en el conflicto, a lo que respondió: “Fíjese que todavía estamos discutiendo si es una acción vandálica o terrorismo. Los delitos se tipifican. Cuando el bien vulnerado tutelado por la Constitución es la paz social, hablamos de terrorismo. Entonces, me parece que no hay que ni siquiera dudarlo y hay que poner todo el esfuerzo del Estado para terminar con este tipo de acciones”.

En esa línea, Berni remarcó el “alto grado de preocupación y temor” que experimentan quienes viven en las zonas cordilleranas próximas a los ataques y enfatizó: “No tengo ninguna duda de que es obligación del Estado nacional enviar tropas y controlar el tema. Estoy totalmente convencido, porque lo he vivido y lo he visto. Conozco el grado de temor, no me lo contaron”.

La postura del ministro de Seguridad bonaerense es diametralmente opuesta a la expresada ayer por el Presidente, que, tras el reclamo de ayuda de la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, afirmó en una breve carta que “no es función del Gobierno nacional reforzar el control de las rutas nacionales o brindar seguridad en la región”. Sin embargo, confirmó el envío de agentes de Gendarmería que “patrullarán la zona en cuestión”.

Fuente: La Nación.