Azafata de Bariloche y ex Reina de la Nieve intentaba transportar lingotes de oro, miles de dólares y joyas

Se trata de Laura Diana Schulz, de 58 años de edad, quien en el año 1981 fue elegida Reina Nacional de la Nieve en Bariloche. La mujer fue detectada en Ezeiza cuando intentaba contrabandear lingotes de oro, joyas y divisas extranjeras sin declarar.

Laura Diana Schulz, una azafata de una aerolínea americana, oriunda de Bariloche y ex Reina Nacional de la Nieve, fue procesada por intento de contrabando de lingotes de oro, joyas y más de 11.000 dólares y otras divisas, que llevaba ocultos en su equipaje cuando embarcaba en Ezeiza con destino a Miami.

La noticia que recorrió todos los portales del país, en Bariloche tiene un especial interés porque la protagonista fue la Reina Nacional de la Nieve número 11, elegida en 1981. El caso ocurrió tres semanas atrás y se mantuvo en hermetismo, pero recién trascendió ayer al difundirse el procesamiento.

Según informó la agencia Télam, la mujer de 58 años, trabajaba desde hacía 28 años en la compañía American Airlines y fue encontrada el 23 de septiembre pasado a punto de embarcar en un vuelo a Miami, con tres lingotes de oro y otras joyas; 11.413 dólares; 19.377 pesos; 292.000 pesos colombianos y monedas antiguas.

Schulz fue procesada sin prisión preventiva y se le trabó un embargo de 93 millones de pesos por el intento de contrabando, según informaron fuentes judiciales y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

De acuerdo con lo informado por las fuentes, al colocar sus pertenencias en la cinta de la máquina de rayos X, los efectivos de la PSA detectaron elementos extraños, por lo que le consultaron por el contenido del equipaje. Finalmente, y por orden judicial, se requisaron sus pertenencias y se encontraron los elementos que no había declarado.

El juez en lo Penal y Económico 6 Marcelo Aguinsky, fue el que procesó a la azafata.

En el fallo señaló que también se encontraron tres anillos, un colgante con soga roja y una pieza, una gargantilla, un collar de eslabones, un brazalete, cuatro pulseras y un par de aros, todo ello de oro, que sumado a los lingotes arrojó un peso total de 2.204 gramos.

También se encontraron un reloj marca Audemars Piguet y otro Rolex, dijeron las fuentes consultadas por Télam.

Una vez iniciada la causa, Schulz en un principio se negó a declarar y días más tarde presentó un escrito en donde aseguró que el dinero le pertenecía en su totalidad, como algunas de las monedas encontradas, y aclaró que “otras son colectas que realiza Unicef”.

Respecto de las joyas y el oro, la mujer afirmó que eran de ella y de sus hermanos porque provenían de una herencia familiar, y en la última indagatoria ante el magistrado respondió que no tenía documentación que lo respaldara.

“Existió una voluntad encaminada a extraer del territorio nacional, en forma no bancarizada y sin previa declaración, las divisas, lingotes de oro, láminas de oro, alhajas y relojes secuestrados en el procedimiento”, señaló el juez Aguinsky en su resolución.

Para el magistrado, Schulz “actuó con el conocimiento y voluntad exigida por el tipo penal y en esta ocasión, intentó sortear el control aduanero valiéndose de su experiencia y habitualidad en el cruce de fronteras”. ⠀

En otro tramo de la resolución, el juez aseveró que “el ardid queda asimismo demostrado teniendo en cuenta que el brazalete de oro con la inscripción ´Laura´ y el colgante de soga roja con la pieza de oro con la inscripción ´Maguie´ que la Srta. Schulz transportaba, aparecen convenientemente pintados de negro para simular ser a simple vista artesanías de rústica factura, cuando en realidad debajo de esa cubierta se escondía más de un kilo de oro”.

La valuación de dichas joyas, sumadas a los tres lingotes de oro de 250 gramos cada uno y las láminas de oro de poco más de 170 gramos tiene un valor internacional de 111.563 dólares, según la tasación realizada por un experto del Banco Ciudad.

El juez también enumeró entre las pruebas recolectadas gran cantidad de conversaciones vía la aplicación WhatsApp que la azafata mantenía con los destinatarios de los elementos a contrabandear.

Finalmente, el magistrado decidió procesar sin prisión preventiva a la comisaria de a bordo por el delito de “contrabando de divisas, lingotes de oro, alhajas y relojes en grado de tentativa” y trabarle un embargo de 93 millones de pesos.

Fuente: Río Negro.