Cambio climático: Río Negro contribuye al cumplimiento de las metas de Argentina

Invitada a un encuentro bilateral por el presidente de la Organización de Hidrógeno Verde, Malcom Turnbull, también miembro convocante de la Asamblea y Exposición Global de H2V 2022, la Gobernadora, Arabela Carreras, compartió su mirada sobre el escenario mundial, el cambio climático y cómo la producción de hidrógeno verde resulta una energía transformadora para combatir el calentamiento global.

La Gobernadora presentó también el Plan Estratégico Provincial sobre Energías Limpias a partir de la producción y uso de hidrógeno verde e interiorizó a Turnbull sobre cuál es la visión de Río Negro para garantizar que la adopción del hidrógeno verde se produzca con la mayor celeridad posible, con una aplicación justa para todos los involucrados, incluidos aquellos sectores en desarrollo y dependientes de economías emergentes.

Carreras repasó el trabajo que viene desarrollando Río Negro en los últimos dos años, para lograr la inserción de la provincia en el mundo y su correspondiente llegada de inversiones. “Creemos firmemente que el hidrógeno verde es una gran oportunidad de desarrollo, de transformación del mundo y de mejora para nuestras comunidades”.

Si bien señaló que el plan prevé iniciar con la exportación del hidrógeno verde hacia 2027, también “tenemos la mirada puesta en el consumo interno, pero para eso Argentina necesita modificar su matriz energética”.

También señaló que el sector empresarial “debe entender que Latinoamérica ofrece una oportunidad de desarrollo y de proveer al mundo energías limpias, pero no tiene sentido que nuestra tierra sea un área de sacrificio para que otras poblaciones gocen de bienestar sin disminuir su consumo energético. Eso es seguir contribuyendo a un mundo desigual”.

Carreras remarcó las “características particulares” que tiene Río Negro para la generación de energías limpias, especialmente por sus vientos y su acceso al océano Atlántico. “Se diseñó una estrategia con la desalinización del agua del mar, para usarla luego en la producción del hidrógeno, mientras que con nuestro viento se produce la energía eólica necesaria para generar la electrólisis”, explicó.