Comerciantes de El Bolsón reclaman ante las nuevas restricciones

Casi un centenar de comerciantes de nuestra localidad se dieron cita esta mañana en puerta del Municipio para solicitar entre otros puntos que no haya diferencias entre comercios esenciales y no esenciales y se permita atender clientes dentro de los locales. El Intendente Bruno Pogliano se comprometió a elevar a la brevedad el reclamo hacía la gobernadora Arabela Carreras.

Este miércoles a partir de las 10 de la mañana, casi un centenera de comerciantes locales se dieron cita en puerta del Municipio de El Bolsón en donde a través de 3 representantes tuvieron una reunión con el intendente Pogliano y se le entregó una nota con los puntos que se reclaman, todos en relación a las nuevas restricciones dispuestas por el Gobierno Nacional a través del último DNU, del pasado viernes.

Mariano Sebrié, comerciante gastronómico expresó que “nos atacan los fantasmas del año pasado en donde tuvimos que permanecer cerrados por meses y por ejemplo en nuestro caso tuvimos que cerrar las puertas definitivamente de uno de nuestros negocios, dejando a 10 personas sin trabajo”, remarcando que “por todo esto no podemos permitir que pase nuevamente esto en este año”.

“Por lo que hemos vivido, pero así también por los anuncios del Gobierno Nacional sabemos que estos 9 días, no van a ser los únicos y se van a estirar y las ayudas van a ser cada vez menos” indicó Sebrié, señalando que “el año pasado si bien hubo algún tipo de herramientas de ayuda, no fueron suficientes por lo que necesitamos poder trabajar para poder pagar sueldos, impuestos, servicios, compromisos asumidos, hasta los créditos que tomamos en el 2020 para poder seguir subsistiendo”.

“Entendemos la situación sanitaria que vivimos, pero los cuidados están en cada uno y ha quedado demostrado que la gente no se contagia en los comercios por lo que no entendemos porque se no se nos permite trabajar” destacó el comerciante gastronómico.

Finalizada la reunión, los referentes de los comerciantes informaron que el intendente Pogliano manifestó el nulo margen de maniobra que le deja el presente Decreto de Necesidad y Urgencia, y que elevaría a la brevedad el reclamo a la gobernadora Arabela Carreras.

Compartimos la nota completa entregada al intendente Pogliano:

Nos dirigimos a usted a los efectos de plantear nuestra situación, somos comerciantes de los llamados “no esenciales”, que según el último DNU nos limita a trabajar.

Sabemos de la crisis sanitaria a nivel mundial y que Argentina no escapa a sus consecuencias, pero también sabemos que un país necesita de ingresos provenientes de su actividad económica, que en este caso se ve afectada gravemente en su funcionamiento

El año pasado muchos de nosotros, tuvimos que agotar nuestros ahorros para solventar la situación planteada por la pandemia, pero este año para muchos, esos ahorros ya no están. Luego de un año en que nuestros bolsillos solventaron de igual manera impuestos, alquileres, sueldos, perdidas de toda clase, ya no podemos continuar sosteniendo la situación actual.

Recalcando que los comerciantes hemos acatado todo el protocolo que han solicitado tanto el municipio como todos los organismos de fiscalización, trabajo y gremios: hemos soportado el costo de implementar toda clase de precauciones para poder desarrollar nuestra actividad comercial, llámese alcohol en gel, lavandina, dispenser de jabón para los sanitarios, un lugar para que los empleados se cambien, etc.

Y si bien nosotros hemos tomado todos los recaudos sanitarios para poder seguir llevando a cabo nuestra actividad, nos vemos nuevamente limitados en nuestra actividad, sin permitirnos llevar el sustento a nuestros hogares y también al de las familias de los empleados que trabajan para nosotros.

Entendemos todos los problemas que ocasiona esta pandemia a nivel salud y económico, pero vemos que enfocan mal el problema, después de un año vemos que la gente no se contagia por ir a comprar a un comercio, se contagia porque se reúnen, porque se amontonan, porque el control donde debería estar no está, porque la gente no toma conciencia, y nosotros tenemos que pagar por ellos.

El gobierno también dijo el año pasado que la solución estaba en las vacunas, y están no llegaron. En el verano abrieron las actividades sin control, y si llegaron nuevas cepas a la región no fue por el comercio, fue porque la gente se olvidó y se fue de vacaciones, se juntaron con familias y amigos.

Ya no nos quedan recursos, ya no nos están quedando fuerzas para llevar esta situación, cuando tampoco el gobierno nos ayuda. Al termino del año pasado el fisco salió a recaudar, trabajo salió a inspeccionar y sancionar. Parece fácil cuando todos estos organismos dependen de lo que nosotros pagamos de impuestos, pero señores no tenemos más.

Nuestro pedido es simple y concreto: que, a los comercios no esenciales, se nos permita trabajar hasta las 18hs. con el compromiso de seguir manteniendo las normas sanitarias con las que venimos desarrollando nuestra tarea habitualmente, y que nos permiten generar el ingreso necesario para subsistir. Solicitando un compromiso de no multar siempre que se mantenga el protocolo.

Para ello planteamos las siguientes pautas para seguir desarrollando nuestra actividad:

1.            Comercios no esénciales (no nos gusta esa denominación)

Horarios de atención de 10 a 18 horas

2.            Permitir atender de a una o dos personas dentro del local, para que el cliente pueda elegir.  En muchos casos es imposible ofrecer y mostrar los productos fuera del local.

3.            Permitir atender dentro del local, el cliente no puede esperar afuera en temporadas frías.

4.            En los rubros relacionados con servicios, existe la posibilidad de otorgar turnos para evitar concentración de clientes.

5.            Gastronómicos: además del delivery sugieren que les permitan trabajar con una o dos mesas y con reservas.

Lo que si queremos exigir es mayor control en los lugares de esparcimientos, plazas y espacios públicos, estos siguen llenos de  gente, control en los lugares nocturnos y control de reuniones y fiestas clandestinas.

Esperando que nuestras inquietudes puedan ser tomadas en cuenta y llegar a un acuerdo favorable para beneficio de toda la comunidad, hacemos propicia la ocasión para saludarlo atentamente”.