Con relato de testigos presenciales arrancó el primer juicio por jurados

Bajo la dirección del juez de juicio Marcos Burgos, un total de dieciséis ciudadanos –cuatro son suplentes- comenzaron a escuchar los testimonios citados por la fiscalía y la defensa, en relación al caso en el que se juzga a Marta Dina Valle, por el homicidio agravado de su pareja, Fernando Huenuqueo. Se trata del primer juicio bajo esa modalidad en territorio rionegrino, por ende, constituye un acontecimiento histórico.

Del total de dieciséis jurados presentes, doce tendrán la enorme responsabilidad de dictar un veredicto de inocencia o culpabilidad, en relación a Dina Marta Valle, una mujer acusada de haber asesinado a su pareja, Leonardo Huenuqueo y que se expone nada menos que a una condena de prisión perpetua.

La actividad comenzó pasada las nueve de la mañana ante una sala colmada de público y trabajadores de prensa. Tras una larga explicación del juez Marcos Burgos al jurado y de que les tomen el juramento de rigor, las partes pronunciaron su alegato de apertura.

El fiscal jefe Martín Lozada dijo al jurado que va a demostrar que Marta Dina Valle mató a Fernando Huenuqueo en la madrugada del 23 de junio de 2019, en una vivienda ubicada en calle Namucurá al 1300, lugar en el que habían estado compartiendo bebidas con otras tres personas.

El representante del Ministerio Público Fiscal, dio detalles de los elementos probatorios que tiene para sostener la acusación, junto a la fiscal Betiana Cendón y el adjunto Marcos Sosa Lukman. En ese sentido describió que citaron a una veintena de testigos que podrán dar detalles de lo ocurrido y de las condiciones personales de la acusada y la víctima y la relación que mantenían.

“No vamos a devolver la vida a Fernando, pero sepan que hay una profunda aspiración de justicia. Sabemos que esa expectativa no va a ser defraudada por ustedes”, cerró.

En una alocución ciertamente más breve, el defensor particular Hugo Cancino señaló que su asistida ha contado otra versión de los hechos y que, al término de la ronda de testimoniales, hará uso de su derecho de declarar ante el jurado. En esa línea, sostuvo la versión de descargo que expresó la acusada meses atrás, cuando le formularon los cargos y que apunta a que el autor del hecho, fue uno de los presentes aquella noche y al que la fiscalía tiene como uno de los principales testigos.

El hecho

El hecho investigado ocurrió el 22 de junio del año pasado. Según estableció la fiscala, en el medio de una reunión entre varias personas en la que abundó la ingesta alcohólica, la imputada y su pareja, Fernando Huenuqueo, habían protagonizado toda la noche algunas discusiones y reacciones violentas.

Ya en el interior de la vivienda en la que residía el sujeto, producto de su intoxicación alcohólica se había quedado dormido en una silla y pocos minutos después, cayó al suelo.

Siempre según la acusación, la situación fue aprovechada por la mujer que le habría aplicado varios puntapiés en la cabeza, para finalmente tomar un cuchillo de la cocina y asestarle una puñalada en el tórax.

Los primeros relatos coinciden

Los tres primeros testimonios presentados durante el juicio son coincidentes en términos generales, aún con sus diferentes percepciones y grados de participación en la escena. Rocío Hernández Cretón, su pareja Sergio Monsalve y Oscar Huenuqueo, hermano del fallecido.

Todos relataron que víctima y victimario tenían una relación sentimental con altibajos y atribuyeron a la mujer ciertas conductas agresivas anteriores al hecho, además de una especial actitud de control, humillación y hostigamiento por parte de la mujer hacia el fallecido.

Narraron que, tras comer y beber, el acusado se quedó dormido y cayó al suelo, circunstancia que fue aprovechada por la mujer para darle golpes en la cabeza con sus talones. Luego, cuando Huenuqueo se quiso reincorporar, tomándose de las piernas y la cintura de la mujer, ésta tomó un cuchillo que había sobre la mesa y le asestó una puñalada en el tórax.

Además, dijeron que tras el hecho intentó continuar la agresión y quiso impedir que le brindaran ayuda y lo trasladaran a un centro asistencial, en donde finalmente fallecería varias horas después.

Finalmente prestaron testimonio tres efectivos de la Subcomisaría 80 que intervinieron en el hecho y explicaron cuál fue el cuadro que encontraron al arribar al lugar y las medidas que desplegaron.