Consejo de los expertos: “Las cuevas de hielo son impredecibles y no dan señales de cuando pueden derrumbares por lo que siempre hay que tomar recaudos”