Constructores voluntarios que vinieron a colaborar la zona de los incendios denuncian ausencia del Estado

Regresaron a Rawson los voluntarios constructores que la semana pasada fueron hasta la Cordillera para reconstruir las viviendas destruidas por los incendios. Lograron levantar 10 viviendas además de avanzar sobre las bases para otras tantas. Todos coincidieron en la ausencia del Estado acompañando a los vecinos afectados por los incendios, tanto de las fuerzas policiales como de municipio o nación.

El grupo compuesto por cuarenta y tres personas logró levantar cerca de diez viviendas, además de dejar construidas plateas y bases de otras tantas. También se reconstruyeron talleres. Para estas primeras obras se recolectaron cinco camiones completos con materiales y herramientas de construcción

Ayer lunes salió para la Comarca otro grupo de veinte voluntarios y tres camiones con más materiales para continuar con los trabajos.

Los organizadores de ambas iniciativas, la campaña del ladrillo solidario como la de los voluntarios constructores que viajaron para rehacer las viviendas, destacaron la ausencia del Estado en el acompañamiento a los vecinos afectados por el fuego. De hecho, denunciaron que ellos llegaron con los camiones de materiales y las casi cincuenta personas a trabajar, pero nadie del Municipio les brindó información ni apoyo para el trabajo.

De hecho, la semana que estuvieron trabajando, se alojaron en carpas que ellos mismos llevaron y pudieron armar en el patio de la casa de un vecino que les facilitó el lugar. Para bañarse utilizaban el agua helada de un arroyo, que sacaban con una bomba y manguera.

También remarcaron que al lado de la Municipalidad de El Hoyo había armada una gran globa, pero la misma estaba vacía y que les hubiera servido para meter las carpas y no sufrir los inconvenientes que tuvieron cuando llovió y comenzó a helar de madrugada.

Evin Eggers, uno de los organizadores de la campaña “ladrillo solidario” por el cual la gente adquiría al costo de 55 pesos la unidad de ladrillo de 18x18x33 hueco que ellos luego lo trasladaron hasta la Comarca y lo repartieron, explicó que una vez en el lugar “articulamos con los chicos de Rawson que fueron y estaban trabajando allí”.

“Fueron cuarenta y tres jóvenes de Rawson, Trelew, Gaiman que estuvieron trabajando en las zonas de El Hoyo, Lago Puelo, Cañadón Vera, la Catarata. Ellos trabajaban y nosotros pusimos a disposición los materiales que la gente donó”.

El Estado ausente

Un punto en común que expresaron los voluntarios que concurrieron a la Comarca es la ausencia del Estado acompañando a los vecinos afectados por los incendios, tanto de las fuerzas policiales como de municipio o nación.

“Yo vi la presencia policial en el predio donde estaba la Brigada de Incendios que se les quemó el lugar, donde sufrieron además el hurto de herramientas. Allí vi a dos policías parados las 24 horas del día en la entrada del cuartel”, relató Evin, pero “no hay presencia del Estado, no los vi en ningún lado”.

“Colaboración por parte de la Municipalidad no tuve, la policía está en la parte baja de El Hoyo, recorriendo el casco urbano de la localidad donde no ha pasado nada. Lo que se quemó fue la zona de los cerros. Nos llamó mucho la atención es que tampoco hay presencia de Gendarmería, ni Ejército, ninguna fuerza colabora. No vi a gente de la Municipalidad trabajando, no vi a gente de otros estamentos, de hecho, los chicos de Rawson estaban solos, se alojaron en el patio de la casa de una persona que se los facilitó. Estaban en carpas convencionales, y allí dormían. Se bañaban afuera, con agua fría cuando volvían de trabajar y no había presencia de nadie. No había nadie que canalice una información precisa de cómo canalizar las donaciones, hay que hacerlo directamente a la gente, entonces tiene su nivel de complejidad”.

También relató que ellos llegaron con el camión de materiales el jueves pasado, “descargamos en un punto y después con vehículos particulares los llevamos hasta donde los chicos estaban trabajando”.

“La gente nos comentaba que lo único que les hicieron fueron censos, incluso una señora contó que la censaron diez veces, por lo que ayuda concreta y real del Estado, ninguna”.

Coincidió con su apreciación Adrián Estergaard, organizador del grupo de voluntarios que viajaron para reconstruir las viviendas y que el lunes a la noche volvieron a Rawson.

Él conto que el grupo de casi cincuenta personas estuvo durmiendo “en carpas en zona de la Cascada Las Corbatas. Allí se bañaron con agua que sacaron de un arroyo”.

Adrián detalló que con su vehículo repartían los materiales, se acercaba gente pidiendo cemento, cal, ladrillos, maderas, pero “nadie se acercó para decirnos nada ni a ofrecernos ni un mate” de parte de los organismos oficiales.

Fuente: Jornada.