Denuncian reiterados excesos por parte del personal policial de Epuyén

Varios vecinos han manifestado su preocupación por situaciones que se vienen sucediendo con el personal policial de la vecina localidad de Epuyén denunciando excesos que hacen recordar épocas más oscuras por las que atravesó nuestro país.

Noemí Susana Perner, vecina de Epuyén pero que tiene su actividad comercial en El Bolsón expresó a través de un mensaje enviado a InfoChucao:

“Quiero dejar constancia mediante la presente del maltrato abusivo por pate de la policía de Chubut el día 8 de Mayo de 2020. Ese día tenía turno en el Banco Patagonia en Bolsón, Provincia de Río Negro, que pertenece a la denominada Comarca Andina del Paralelo 42 donde rige el libre tránsito entre las localidades sin restricción de límite interprovincial.

Soy asimismo la dueña de un Instituto de Inglés en El Bolsón donde estamos impartiendo clases en forma virtual. Sin embargo, debo hacer trabajos administrativos ya que la oficina está en el instituto.

Contaba en mi poder permiso de circulación de Chubut, Nacional, Confirmación del turno bancario y Certificado de la Municipalidad de El Bolsón del Instituto.

Al regreso a Epuyén, me pararon en la barrera dos mujeres policía, muy jóvenes, las cuales en forma muy prepotente y de muy mala manera me pidieron los documentos. Se los presenté tal como corresponde. Comenzaron a sacar fotos del auto, de mí, de todos los documentos y me ordenaron de muy mala forma a estacionarme al costado sin explicación alguna. Me dejaron allí sin poder ir a mi casa durante alrededor de media hora. Soy una persona mayor que además estaba y está sola. Súbitamente apareció un patrullero el cual me siguió cual si yo fuera delincuente hasta mi casa. A los dos minutos de haber llegado me llaman del hospital para informarme que estaba en cuarentena por haber (osado) ido al banco en Bolsón. ¡Tengo prohibido salir de mi casa hasta el día 22/5 todo lo cual es ilegal!

El maltrato recibido de parte de las uniformadas quienes hacían ostentación de su “poder” mirándome y riéndose entre ellas, como para sentirme amenazada, provocó que esa noche tuviera pesadillas, cosa que hace fácil 30 años no tengo. Dichas pesadillas han sido recurrentes y cada vez que veo pasar al auto policial el que se asegura que no estoy afuera de mi casa, comienzo a temblar. Tengo miedo que vengan y puedan hacer cualquier cosa tanto a mi propiedad como a mi persona.

Todos en mí familia están sumamente preocupados y asustados ya que saben del accionar abusivo y represivo de la policía de Chubut.

Por este accionar abusivo y despótico no puedo ir a mi lugar de trabajo, la respuesta que me dieron fue que no puedo salir y que sólo si me llegara a pasar algo, me vendrían a buscar en ambulancia porque soy un peligro por el sólo hecho de haber ido al banco en El Bolsón. Todo esto no sólo es violencia absoluta a los derechos civiles, sino que me siento permanentemente amenazada. La policía en lugar de estar para protegernos y que nos sintamos cuidados, en éste lugar está para reprimir a la gente que sólo está circulando y tratando de sobrellevar este momento lo mejor posible.

Me sentí y siento absolutamente avasallada en mis derechos de ciudadana y adulta mayor”.

En tanto otra vecina denunció una situación similar:

“El viernes 8 de mayo del 2020 nos dirigimos con mi esposo desde Epuyén a Bolsón a las 9,30 de la mañana con mi correspondiente autorización otorgada por el ministerio de seguridad de Chubut, (dónde está especificado que conduce él), a retirar un reintegro de mi obra social OSECAC, ya que llevábamos 48 días de cuarentena sin poder trabajar, ni contar con ninguna asistencia por parte de nuestro municipio y con la urgencia de cubrir necesidades básicas.

Cabe destacar que cuento con el CUD (certificado único de discapacidad) y recibo tratamiento inyectable y oral que luego detallaré. Al retornar a mi casa en Epuyén en el control de ingreso a la localidad sobre Ruta Nacional 40, personal femenino de la policía de Chubut al abrir el paso nos informa que un móvil de la policía nos va a custodiar hasta nuestro hogar para cumplir con una cuarentena obligatoria de 15 días, cuando le preguntamos por qué, dijo que había un decreto nuevo por el cual estábamos obligados a quedarnos en cuarentena. Le pedimos nos muestre el decreto y la policía se fue retirando y nos dijo “vayan a su casa”. 

Sin otra opción nos dirigimos a nuestra casa con la camioneta de la policía escoltando nos. Al llegar le preguntamos al oficial por qué nos estaban haciendo esto cuando nuestro permiso de circulación estaba vigente, también le explique de mi tratamiento y que esta era la tercera vez que concurría a mi obra social, nos repitió lo del decreto, le pedimos que nos lo muestre y no supo que contestar. En ese momento nos exigió nuestra documentación personal DNI, etc, le saco fotos a nuestros documentos y a nuestro vehículo por lo cual le pedimos que nos notifique del procedimiento que estaba llevando a cabo y que por favor se identificase. Lo único que nos dijo fue un apellido, algo que no pudimos constatar dado que no llevaba placa ni ninguna identificación en su uniforme.

Se retiró la camioneta y a los 15 minutos nos llamó una mujer diciendo que es una voluntaria del hospital a cargo de monitorear nuestra cuarentena. Nuevamente nos pidieron nuestros datos y dada la situación en qué nos encontrábamos le pedimos una garrafa y alimento por qué no estábamos preparados para el encierro por no contar con dinero. El sábado 9 de mayo José Luis de Desarrollo Social nos trajo a casa una garrafa y una bolsa con escasos alimentos.

Dada la irregularidad del procedimiento nos contactamos con diferentes organismos como la APDH local y el mismo domingo se comunicó con nosotros Maximiliano Fiorelo de la Defensoría de Lago Puelo, quien nos escuchó y luego de las averiguaciones pertinentes nos terminó de confirmar que todo el operativo que se llevó a cabo no estaba ingresado en ninguna comisaría. Que habló con el jefe del operativo que es el comisario del Hoyo Darío González, quien le dijo que el procedimiento no fue ingresado a ninguna institución y que éramos libres de circular.

Me comuniqué con la voluntaria del hospital para que nos notifique o informe sobre este procedimiento y tampoco fue posible, me llaman día por medio del hospital y me pidieron que pasados los quince días concurra por el alta al hospital de Epuyén.

Es importante aclarar que: el permiso de circulación está vigente y es el otorgado por el ministerio de seguridad de Chubut.

Que esta situación irregular y que me generó nervios y angustia se dio en el marco del intento de apertura del paralelo 42 en Ruta 16 iniciado por el intendente de El Bolsón Bruno Pogliano el mismo viernes.

Que explique a todos los oficiales la situación personal y familiar que pasamos necesitando poder circular para mí tratamiento, pero también para que mi esposo pueda generar un ingreso económico ya que tenemos un puesto fijo en la Feria Regional De Bolsón cerrada desde que empezó la Cuarentena.

Que como núcleo familiar no contamos con ningún ingreso proveniente ni del estado ni de la ayuda social que para esta pandemia se aplicó. Por lo que la única posibilidad de ganar algo de dinero es a través de el corte de césped, podas o cualquier otro trabajo de jardinería de los que mi esposo realiza.

A continuación, dejo constancia de mi tratamiento actual.

Metatrexato inyectable 25mg por semana.

Leflunamida oral 20mg todos los días.

Meloxicam 15mg todos los días.

Ácido fólico 5mg por semana.

Kinesiología 2 veces por semana (suspendida por la cuarentena) .

Levotiroxina 50mcg por día.

Estoy operada de útero y de riñón, ambas situaciones con controles bimestrales, semestrales y anuales”.

Cabe recordar que ya el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Chubut recibió varios habeas corpus el pasado 20 de abril por numerosos excesos por parte de la Policía provincial.