Desarrollan tecnologías para la producción de materia prima y alimentos locales en El Bolsón

El proyecto “Desarrollo de tecnologías de procesos e innovación vinculadas a entramados productivos de valor local: insumos para producción de alimentos y materia prima para fitocosmética y fitopreparados” es uno de los 8 seleccionados tras la convocatoria del Programa de Proyectos Federales de Innovación 2021.

Este proyecto tiene como objetivo desarrollar tecnologías de proceso e innovación vinculados a la producción de materia prima y alimentos locales, tanto para los productores frutihortícolas como para la producción de fitocomestéticos y fitopreparados. Es dirigido por la doctora en ciencias biológicas Verónica Chillo y un grupo de científicos del Área de Extensión Rural de INTA El Bolsón, en conjunto con la Estación Experimental INTA-Bariloche.

La propuesta se enmarca en los objetivos de trabajo fijados por la Provincia para impulsar el fortalecimiento tecnológico de Río Negro, la mejora de la competitividad y expansión de la innovación tecnológica en la producción. Forma parte del grupo de proyectos priorizados por la Secretaría de Ciencia, Tecnología y Economía del Conocimiento, dependiente de la Agencia Río Negro Innova.

“Durante la pandemia, desde la Agencia de Extensión Rural de El Bolsón se trabajó en identificar y caracterizar las principales necesidades del entramado productivo de la región”, explicó Chillo. “El primer objetivo del proyecto es agregar valor a la materia prima para la producción de fitocomestéticos y fitopreparados que, en su mayoría, es llevada adelante por mujeres emprendedoras de manera autogestiva y artesanal. Puntualmente, se está trabajando en armar las curvas de secado para conocer a qué temperatura y en qué tiempos se secan mejor las hierbas medicinales y aromáticas, manteniendo la calidad. De este modo, se busca desarrollar deshidratadores acordes a las necesidades, demandas y características de la región”, agregó.

Junto con el IPAF, Instituto de la Agricultura Familiar de INTA, ya se han realizado talleres con las principales beneficiarias para evaluar qué tipo de energía hay disponible en la zona para desarrollar los deshidratadores.

El segundo objetivo del proyecto es brindar a los pequeños y medianos productores frutihortícolas las herramientas y los conocimientos para que desarrollen sus propios biofertilizantes con recursos locales.

“En la Estación Inta El Bolsón se está trabajando en el desarrollo de biofertilizantes o bioinsumos en base a microorganismos de montaña para inocular los suelos con nutrientes. Ésta es una de las líneas de la agroecología a nivel mundial que se centra en disminuir el uso de insumos externos en emprendimientos productivos y que en la Comarca del Paralelo 42 se ha empezado a desarrollar en los últimos años”, indicó Chillo.

Gracias a una parte del desembolso por $2.794.607 del Aporte No Reembolsable recibido por PFI 2021, este proyecto ha podido montar tres biofábricas para realizar análisis microbiológicos y genéticos del suelo, para hacer un seguimiento de los suelos inoculados con los biofertilizantes.

“Queremos armar manuales y protocolos sobre instalaciones de biofábricas caseras y la aplicación de bioinsumos para que sean de utilidad para el sector productivo en general”, añadió la científica.

Además, con este proyecto se busca evaluar si los tiempos de la temporada productiva alcanzan para producir biofertilizantes suficientes para abastecer la producción local a una pequeña escala.

Actualmente, se está trabajando junto a 14 chacras de la zona en el desarrollo e implementación de biofertilizantes.

Cabe destacar que el Área de Extensión Rural de INTA El Bolsón trabaja conjuntamente con la Estación Experimental Agropecuaria de INTA Bariloche, donde se encuentran los laboratorios para las investigaciones científicas.