Dijo que no quiso matar y le dieron cuatro años de prisión por homicidio culposo

Daniel Alberto Altamirano de 39 años de edad, estaba acusado por el homicidio de Carlos Orlando Jara, pero cuando fue a confirmar el juicio abreviado que intentaban el fiscal y su defensor, insistió en que no tuvo intención de matar al hombre con el que compartía una velada repleta de bebidas alcohólicas y los jueces terminaron rechazando el acuerdo. Ahora encuadraron la conducta en la figura de homicidio culposo, se declaró culpable y pagará con cuatro años de prisión.

El 26 de abril de 2022, el acusado compartía bebidas con Ariel Alberto Arellano y Carlos Orlando Jara, en el interior de una vivienda ubicada en Avenida Las Flores del barrio Usina de El Bolsón cuando avanzó la madrugada y en circunstancias que no están del todo claras, se produjo una agresión que acabó con la vida de Jara.

Al parecer, en un momento determinado de la madrugada Arellano, el dueño de casa, se fue a dormir y cuando despertó encontró a Jara sin vida fuera de la casa. El acusado, reconoció que estaba bajo los efectos de una fuerte intoxicación etílica y recordó que en un momento determinado Jara se le abalanzó, por lo que repelió la agresión inicial con un cuchillo. Dijo que recordaba haber visto a Jara salir caminando de la vivienda, por lo que nunca se preocupó ni creyó que lo había herido gravemente.

De acuerdo a las constancias del expediente, la víctima sufrió una herida punzocortante en la ingle que alcanzó arterias de importancia y provocó una profusa hemorragia que derivó en su deceso por shock hipovolémico.

Horas después, el propio Altamirano habría trasladado el cuerpo por la parte trasera de la vivienda hacia el río Quemquemtreu, ubicado a pocos metros.

En ese lugar lo halló la policía horas después y al comenzar la investigación, siguiendo los rastros de sangre que estaban en el lugar, llegaron al domicilio donde ocurrió el hecho. Allanamiento mediante, ingresaron a la vivienda y encontraron manchas de sangre cubiertas con aserrín dentro de la morada.

De acuerdo a las manifestaciones del fiscal Francisco Arrien, Altamirano actuó con imprudencia y de forma temeraria, aunque no se pudo acreditar la intencionalidad de la puñalada mortal, que además fue dirigida a una zona que en principio no es letal.

Los jueces Romina Martini, Gregor Joos y Marcelo Álvarez Melinger, aceptaron la propuesta de juicio abreviado e impusieron en definitiva la pena de cuatro años de prisión para Altamirano.

Fuente: El Cordillerano.