Discutió por el precio de un viaje y rompió un vidrio del remís

El violento hecho ocurrió el pasado domingo cerca de las 19hs en el transcurso de un viaje en remís que un hombre realizaba desde El Bolsón a Lago Puelo. Al llegar a destino, el pasajero discutió con el chofer por el precio del viaje y con una piedra rompió uno de los vidrios del vehículo de alquiler. La persona quedó demorada y en el día de ayer se llevó a cabo la audiencia de control de la detención.

En el día de ayer se realizó una audiencia de control de la detención y apertura de la investigación por un hecho que tuvo como protagonista a un ciudadano extranjero que aparentemente no tendría en regla su permanencia en el país. El hecho ocurrió en Lago Puelo y podría resolverse con una conciliación por interés de la víctima.

El fiscal jefe de la Oficina Fiscal de la Comarca, Carlos Díaz Mayer, asistió a la audiencia de control de la detención realizada en los tribunales de Esquel, con la participación del imputado vía telefónica desde la Comisaría de Lago Puedo donde se encontraba detenido.

El domingo antes de las 19 hs. el imputado iba en un remis desde El Bolsón a Lago Puelo, en circunstancias a determinar habría amenazado al conductor diciéndole “te voy a bajar los vidrios, te voy a hacer cagar”. Minutos después, en la puerta de la comisaría de Lago Puelo, el chofer se detuvo y bajó a requerir presencia policial por las agresiones verbales del pasajero. El imputado, bajó del coche, tomó una piedra de la calle y rompió el vidrio trasero derecho del rodado. Fue aprehendido en flagrancia.

La detención fue declarada legal y formalizada la investigación por la juez Fernanda Révori.

Díaz Mayer expuso que el 24 de marzo de 2004, el imputado ingresó al país y desde entonces su situación es irregular para migraciones ya que no cuenta aún con permiso formal de residencia. Díaz Mayer indicó que no hay un arraigo firme y que es indispensable mantener una presentación semanal en una comisaria de la zona en que reside. Adelantó que se dará intervención a migraciones para que se regularice la presencia del hombre en el país.

Tamara Crea, por la Defensa Pública, alegó que no hay riesgo de fuga, que su defendido tiene arraigo, que está en pareja y tiene residencia en la zona de El Bolsón, por lo que en su criterio no se justifica la imposición de una medida de coerción.

Révori dispuso la obligación de presentarse quincenalmente en la comisaría más próxima al domicilio del imputado, durante tres meses. En ese plazo se espera que se logre resolver el conflicto penal. La víctima manifestó en la comisaría que está interesada en conciliar si el imputado le paga el vidrio roto y este dijo que está dispuesto a pagarlo. La obligación de presentación en comisaría facilitaría tener un control de que es ubicable. Si no cumpliera con la presentación la juez le indicó que se podría ordenar que lo detengan.

Imagen de referencia.