El Bolsón: Varios son los comercios que deciden cerrar sus puertas en el marco de la pandemia

Uno de los efectos de la pandemia de COVID-19 y de la cuarentena que se implementó, aparte del aspecto sanitario, es el impacto en los comercios que se han visto imposibilitados de trabajar o lo han podido hacer, pero de una manera muy acotado. Por este motivo han tenido que tomar la difícil decisión de cerrar definitivamente sus puertas y otros se encuentran evaluando seriamente la medida. Hace unos días publicábamos el caso de Patio Venzano, un restaurante con más de 18 años de historia en nuestra ciudad, pero lamentablemente no es un caso único y se siguen sumando comercios que llegan a esta triste medida.

InfoChucao hizo un recorrido en la zona céntrica plasmando en fotografías esta lamentable postal de comercios que hasta marzo venían trabajando y tras más de 60 días de cuarentena deciden cerrar sus puertas. Todos los rubros se han visto afectados en mayor o menor manera, pero el golpe económico de la cuarentena ha sido especialmente más importante en negocios dedicados a la gastronomía y a las tiendas.

Dialogamos con un comerciante del rubro tienda de ropa, que llegó a esta decisión y nos relató que “primeramente tomamos la decisión de reducir al mínimo todo, incluido el personal, llegando hasta ni prender la calefacción ya que no se han generado ventas como para pagar los gastos fijos y lamentablemente el alquiler del local, las boletas de los impuestos municipales, provinciales y nacionales y los servicios siguen llegando y hay que pagarlas o quedar en deuda”.

Otro comerciante, dedicado a la gastronomía opinó sobre la posibilidad de tomar un crédito para afrontar los gastos de este último tiempo indicando que “sacar ahora un crédito en este momento es patear la situación para más adelante y la verdad que hoy día no sé si dentro de unos meses voy a tener el recurso de poder pagar ese compromiso con el banco”.

Lamentablemente las medidas de ayuda a las empresas que se anuncian son bastante difíciles de conseguir. “En el banco te piden un poco más hasta el certificado de vacunas del perro” ironizó un supermercadista local. Y el comerciante tiene que buscar la solución prácticamente solo, viendo hasta cuando tiene resto para aguantar la cuarentena que por más que en los últimos días se ha permitido trabajar de lunes a sábados durante unas horas las ventas están muy caídas producto de la delicada situación económica de la gran mayoría de la población. Y en este contexto, la triste opción de tener que cerrar sus puertas se repite cada vez en más comercios de nuestra localidad.