“El calor del incendio era tan fuerte que derritió los vidrios de las ventanas y el tanque australiano”.

Así lo relató un joven vecino de Las Golondrinas que, tras evacuar a su abuelo de más de 80 años, se quedó para intentar las viviendas de la familia. Lamentablemente la potencia del fuego fue tal que todo esfuerzo fue en vano y se perdieron 5 casas solamente en ese terreno. Para haber derretido el vidrio, el fuego debe haber superado los 1.000 °C.

InfoChucao nuevamente recorrió esta mañana la zona afectada por los incendios forestales para conocer las historias de los vecinos damnificados por este incendio que aun sacude nuestra región.

“Tipo 4 de la tarde, cuando nos enteramos del incendio en Golondrinas empezamos a prepararnos despejando la vegetación más próxima a las casas” relató este vecino remarcando que “pero el que comenzó más tarde en Cerro Radal avanzó más rápido y es el que llegó primero”.

“Cuando vimos como venía la situación evacuamos a mis abuelos que tienen más de 80 años y yo me quedé para intentar salvar las casas” explicó, señalando que “ellos fueron de los primeros en instalarse en Las Golondrinas muchos años atrás”.

Lamentablemente, cuando las llamas llegaron a este lugar ubicado sobre el Camino Viejo, en el sector de Bella Vista traían tal potencia que todo esfuerzo fue en vano.

“El calor derritió las ventanas y hasta el tanque australiano” indicó. También una de las viviendas en su parte superior estaba construida con caños “tubing” que se doblaron como si fuesen alambres.

Cabe señalar que para que el vidrio se derrita son necesarios más de 1.000 °C, dando una magnitud de la ferocidad del incendio.

En este predio familiar se perdieron 5 viviendas que quedaron totalmente arrasadas por las llamas.

“Ahora comenzamos a limpiar lo que quedó y queremos ver si podemos conectar de nuevo el agua, porque también se derritieron las mangueras” comentó. Asimismo, en el lugar los postes de luz quedaron quemados y en el piso por lo que se demorará varios días en poder restablecer el servicio.

Las historias se repiten y con cada una detrás hay familias devastadas que aún no caen en la situación ni como harán para volver a ponerse de pie, por lo que será vital la ayuda solidaria y la asistencia del Estado, no solo ahora cuando la noticia es título en todos los portales y canal del país, sino semanas más adelante cuando comienza a llegar el invierno.