El Hoyo: entró a robar a cinco casas de sus vecinos, pero lo delataron las cámaras de vigilancia

Tiene apenas 17 años y luego de su raid delictivo en plena madrugada escondió su botín entre los árboles, donde la policía encontró desde televisores, garrafas, electrodomésticos, rollos de alambre y varias ventanas.

Todo comenzó a las 5.10 del jueves, cuando un vecino del Loteo Pizarro (un nuevo desarrollo urbanístico a pocos metros de la ruta nacional 40), llamó a la comisaría dando cuenta que “mientras dormía, alguien estaba intentando ingresar a su vivienda a las patadas”, según graficó el comisario Paulino Andrade.

Agregó que “el personal policial acudió al sector e inmediatamente también llama otro vecino, notificando que una persona había entrado a su casa y que cuando se dio cuenta de que había gente salió corriendo raudamente y dejó tirado un perfume”.

Mientras tanto, “un tercer propietario se dio cuenta de que alguien había dañado su cámara de seguridad y que faltaban algunos elementos que estaban en el exterior de su casa”.

En consecuencia, “se hizo un operativo cerrojo y a medida que se iba haciendo el rastrillaje, nos íbamos dando cuenta de que algunas viviendas sin moradores estaban abiertas. En forma paralela, se iba dando aviso a cada encargado. Ya para esto estaba trabajando la Policía Científica en el lugar ante la hipótesis de un despliegue criminal en un mismo ámbito geográfico de 200 metros cuadrados a la redonda, con un mismo modus operandi y en un tiempo determinado”, precisó Andrade.

En simultáneo, “también teníamos un análisis y un perfil del presunto autor. En función de lo que nos decían los mismos vecinos y el relevamiento de las cámaras de seguridad, se logró detectar a un joven de corta edad”.

“Para sorpresa nuestra –remarcó-, cuando fuimos a tocar la puerta de uno de los vecinos, justamente de una de las casas damnificadas, nos encontramos con que la persona que nos atendió tenía características muy parecidas a las reveladas por las cámaras”.

“Fue entonces que se dio competencia al fiscal de turno, Ismael Cerda, a quien cursamos todos los elementos de prueba, quien más tarde dispuso un allanamiento para identificar debidamente al sospechoso. Además, se encontraron algunos indicios de interés para la causa, como vestimenta y el teléfono celular”, amplió.

Fue así que los investigadores decidieron ampliar la búsqueda por los alrededores, donde disimulados entre la vegetación “estaban todos los elementos sustraídos a los damnificados: televisores, grill, garrafa, herramientas”, señaló el comisario Andrade.

Conforme lo reconstruido hasta el momento, se estima que el autor de los robos “puede haber comenzado a partir de las cinco de la mañana, siempre sobre casas deshabitadas. Se presume que conocía el sector y en algunas forzó puertas y en otras ventanas”.

Durante la jornada del viernes, por orden judicial, fueron devueltos la totalidad de los elementos a sus dueños. Por otra parte, el joven no quedó detenido y solamente fue notificado de los hechos en su contra. Asimismo, se corroboró que no tiene antecedentes delictivos.

Fuente: Jornada.