El rol de los combatientes de incendio los 365 días del año

Este jueves se llevó a cabo una jornada de reforestación en un sector afectado por el incendio de marzo en Cascada Escondida, Cabeza del Indio y Mirador del Azul, en donde fue clave el trabajo en conjunto del SPLIF y el INTA, contando con valiosos aportes suministrados por el Casino Club. Aquí quedó en manifiesto el importante rol que actualmente tienen los combatientes de incendios durante los 365 días del año: en época de verano luchando contra el fuego, pero luego, el resto de los meses trabajando en la prevención como se vienen haciendo en la Plataforma del Cerro Piltriquitrón entre otros lugares, en la recuperación de las zonas afectadas por los incendios, desarrollando planes de contingencia ante eventuales emergencias, como así también brindando colaboración a otros organismo, como por ejemplo en la implementación del Plan Calor sumando logística para llegar con la ayuda a los lugares más alejados.

Durante la mañana del jueves 24 de agosto se llevó a cabo en un sector entre el Mirador del Azul y Cabeza del indio, una jornada de reforestación donde fueron los propios alumnos de la Escuela Primaria 270 quienes se encargaron de plantar más de 250 plantines de árboles y arbustos autóctonos en lugares por donde en el mes de marzo el fuego arrasó con el bosque. Esta actividad estuvo coordinada entre el Campo Forestal San Martín del INTA y el SPLIF de El Bolsón y fue posible gracias al aporte del Casino Club a través del programa Mundo Club, en el marco de una acción de responsabilidad empresarial, social y de sustentabilidad.

Acciones como esta ponen en manifiesto el rol que actualmente tiene los combatientes de incendios durante los 365 días del año.

En comunicación con InfoChucao, Jorge Cuevas, Segundo Jefe a cargo del SPLIF El Bolsón explicó que “el tema de restauración activa de Loma del Medio es sólo UNO de los frentes en que estamos trabajando” detallando que “además nos estamos haciendo responsables de otros asuntos como por ejemplo los planes de Contingencia en el ANPRALE, Villa Turismo, Cerro Amigo, Cerro Piltriquitrón, Loma del Medio, El Manso y Mallín Ahogado entre otros puntos de nuestra jurisdicción que cubre más de 450.000 hectáreas” destacando que “son iniciativas nuestras en donde traccionamos y se suman otras instituciones”.

Cuevas enfatizó que “el equipo más preciado con el que contamos que es nuestro capital humano” destacando “el acompañamiento invalorable de nuestra provincia, ya que NUNCA nos olvidamos que somos Servidores Públicos provinciales

Sobre los trabajos que se vienen llevando a cabo en la zona afectada por el incendio del mes de marzo en Cascada Escondida y Cabeza del Indio, Cuevas señaló que “entre otros frentes, desde abril que estamos comprometidos trabajando con INTA con actividades varias en Loma del Medio luego del incendio con labores de aterrazamientos, control de erosión, reducción de cientos de metros cúbicos de volumen de residuos forestales, reacondicionamientos de cientos de metros lineales de picadas y caminos alternativos de acceso en emergencias, volteo de árboles en riesgo, generación de acuerdos para extracción ordenada de leña, diagramación, planificación y ejecución de tareas de restauración activa con plantación de nativas, entre otras acciones”.

“Todo esto sin descuidar todas las demás acciones que realizamos, desde el compromiso con la Secretaría de Desarrollo Social municipal los días lunes y martes con el reparto de garrafas y leña del Plan Calor y víveres en lugares alejados y de difícil acceso, hasta la ejecución de tareas de capacitaciones, generación de proyectos, presupresión y prevención de incendios en nuestra jurisdicción de 450.000 hectáreas y muchísimas tareas más en conjunto al Servicio Forestal Andino, Vivero Forestal de Mallín Ahogado, Servicio Nacional de Manejo del Fuego, Bomberos Voluntarios, Protección Civil de la Provincia y a la sociedad toda”.

Por último, Cuevas destacó este rol que por estos tiempos tienen los combatientes de incendios durante TODO el año calendario. “En otras épocas, al combatiente se lo citaba en noviembre a tomar servicio y en abril se les daba un apretón de manos, y un hasta luego. Hoy, el combatiente es además preventor y colaborador integral todo el año con lo que la sociedad requiera”.