El sistema sanitario de Bariloche está colapsado: desesperado pedido a la comunidad

Referentes de tres instituciones privadas y del hospital público graficaron la grave situación que vive la ciudad de San Carlos de Bariloche. Hay pacientes en espera de una cama. Piden que la gente disminuya la circulación y esperan medidas más drásticas.

Directivos de tres instituciones médicas privadas de Bariloche y del hospital público Ramón Carrillo evidenciaron hoy su preocupación por el alto índice de contagios que se registra en la ciudad en la segunda ola de coronavirus y la falta de capacidad de dar respuesta por la saturación de las terapias intensivas.

“Desde hace un día y medio no hay camas de terapia intensiva” admitió este mediodía el director del hospital zonal y titular de la IV Zona Sanitaria, Leonardo Gil, luego de una reunión con instituciones privadas con las que analizaron la crítica situación de Bariloche en materia sanitaria. Es la primera vez desde el inicio de la pandemia que Bariloche se queda sin camas UTI disponibles.

Ante la falta de camas de terapia intensiva, en las instituciones se dispusieron áreas con respiradores y hay pacientes en las guardias, según graficaron. Por el momento, no requirieron el traslado de algún paciente a otra ciudad, lo que implicaría un viaje de al menos 500 kilómetros.

Esteban Carfagna, jefe terapia intensiva del Hospital Privado Regional, Diego Fernández jefe de terapia intensiva sanatorio San Carlos, Alejandro Menant, director médico de Fundación Intecnus, Juan Pablo Sotille, jefe de terapia intensiva del hospital zonal y el director del Ramón Carrillo, Leonardo Gil, se presentaron en conferencia de prensa tras una reunión en la que habría participado la gobernadora Arabela Carreras.

“Pedimos a la población limitar extremadamente todos los cuidados y hacer las actividades que sean absolutamente necesarias”, dijo Gil quien remarcó que se “trasladaron las preocupaciones” a la gobernadora y la decisión de mayores restricciones está en manos del Ejecutivo.

Los referentes de las instituciones graficaron que, por ejemplo, en el HPR, “hay espera de 4 pacientes en la guardia y 2 pacientes en el piso para ir a terapia, de hecho hay dos pacientes ya con asistencia respiratoria en la guardia vigilados por los médicos de terapia”, dijo Carfagna, jefe de terapia intensiva de ese centro privado.

En el sanatorio San Carlos, también indicaron que a pesar de haber incrementado la cantidad de camas en terapia el año pasado, actualmente la situación es “francamente preocupante”. “Tenemos pacientes esperando lugar en la terapia intensiva en sala de internación general, en la guardia y llegamos a este punto a tener pacientes fuera de la terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica también”, indicó Diego Fernández, referente de esa clínica.

En el hospital zonal, Gil puntualizó que ayer se atendieron 270 consultas en el consultorio respiratorio y 120 pacientes resultaron positivo con el test rápido. Sotille, de terapia intensiva del hospital público, afirmó: “La capacidad de respuesta del hospital se está agotando”, al señalar que el 100% de las camas están ocupadas.

Sotille señaló que la terapia intensiva “no es la solución al virus, lo importante es que la gente no se infecte”. Indicó que la mitad de los pacientes con neumonía por covid-19 que ingresan a terapia muere.

Además, Gil indicó que actualmente si se traslada la cuestión matemática exponencial hay un aumento semanal del 63% de casos nuevos y según las estadísticas de 1.000 pacientes por semana, el 20% requiere internación y el 2,5% requiere terapia. Así “necesitaríamos entre 25 y 30 camas de terapia semanales lo cual no tenemos porque en promedio un paciente está entre 20 y 25 días de estadía en terapia, por lo que se nos formaría un cuello de botella que es lo que está sucediendo en este momento”.

Fuente: Río Negro.