En conmemoración del 36° aniversario de la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos, se anunció la presentación oficial de la Red por la Identidad de La Comarca Andina del Paralelo 42

La lucha incansable de Abuelas de Plaza de Mayo y la Red Nacional por el Derecho a la Identidad continúa en Argentina, con el objetivo de encontrar a los nietos apropiados durante el último período de terrorismo de Estado.

La Red Nacional por el Derecho a la Identidad, perteneciente a la reconocida Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, se ha dedicado incansablemente a buscar a los niños y niñas que fueron separados de sus familias biológicas durante el oscuro período de terrorismo de Estado en Argentina. Desde su creación, la Red ha documentado alrededor de 500 casos de menores desaparecidos, habiendo encontrado a 132 de ellos hasta la fecha. Sin embargo, queda una gran cantidad de personas que aún desconocen su identidad y quieren encontrar a sus familiares.

La búsqueda de los nietos desaparecidos comenzó en los años 80, cuando Abuelas de Plaza de Mayo se encontró con un análisis de ADN en un diario de La Plata que confirmaba la paternidad de una persona sobre un niño. A partir de ese descubrimiento, se exploró la posibilidad de utilizar la genética como herramienta para identificar a los nietos, complementando las técnicas basadas en fotografías y testimonios.

Con el apoyo de destacados genetistas🧬 argentinos y extranjeros, se desarrolló el “índice de abuelidad”, una innovación científica que permitió determinar si una persona era el nieto o nieta buscado(a) mediante pruebas genéticas utilizando muestras de sangre de abuelos y abuelas. Esta valiosa contribución llevó a la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos en 1987, el primero en su tipo a nivel mundial, y que actualmente forma parte del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación.

En este sentido, en conmemoración del 36º aniversario de la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos, se anunció la presentación oficial de la sede de la Red por la Identidad de la Comarca Andina del Paralelo 42.

Esta sede tiene como objetivo difundir las campañas, acciones y capacitaciones realizadas por Abuelas de Plaza de Mayo en su incansable lucha por encontrar a los nietos que aún faltan recuperar. Además, brinda apoyo a aquellas personas que dudan sobre su identidad y creen ser víctimas de apropiación durante el período de terrorismo de Estado.

El nodo de la Red por la Identidad recibe dudas, denuncias y aportes de información sobre posibles casos de nietos apropiados en su zona geográfica y en todo el país. Siguiendo un protocolo de confidencialidad, esta información se remite a Abuelas de Plaza de Mayo y, en caso de estar fuera del rango del terrorismo de Estado, a la CONADI (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad).

La labor incansable de Abuelas de Plaza de Mayo, respaldada por un sólido equipo de investigación en Buenos Aires y la valiosa colaboración de la CONADI y el Banco Nacional de Datos Genéticos, ha dado frutos significativos en la búsqueda de la identidad de los nietos apropiados. A lo largo de los años, han logrado confirmar la identidad de varios de ellos, ofreciendo esperanza y justicia a las familias afectadas por el terrorismo de Estado. Sin embargo, la tarea persiste, y Abuelas de Plaza de Mayo continúa su incansable lucha para restituir la identidad de aquellos que aún viven en la incertidumbre, con la firme convicción de que cada persona tiene derecho a conocer su origen y reconstruir su historia.

En un esfuerzo conjunto y voluntario, un grupo reducido de ciudadanos en la zona de la Comarca Andina del Paralelo 42 se ha unido para formar el primer nodo de Abuelas de Plaza de Mayo en la región. Este colectivo comprometido proveniente de localidades como Lago Puelo, El Bolsón, Epuyén y El Hoyo, trabajan en estrecha colaboración con las Redes por la Identidad de Esquel y Lagos del Sur, con el objetivo común de apoyar la búsqueda de Abuelas de Plaza de Mayo.

Conscientes de las dificultades geográficas y climáticas que enfrentan, han reconocido la necesidad de establecer una sede oficial de la Red por la Identidad en la zona, para facilitar y fortalecer su labor en la lucha por la restitución de la identidad de aquellos que aún aguardan respuestas.