Época clave para disminuir la población de chaquetas amarillas

La primavera es la época ideal para intentar disminuir la población de chaquetas amarillas capturando a sus reinas y de esta forma impedir su reproducción. Esta avista es una especie exótica y causa numerosos inconvenientes en toda nuestra región.

Según recomiendan los expertos, “en esta época es cuando debemos colocar trampas para reinas, que usualmente son botellas plásticas con pequeños orificios en donde colocaremos vinagre de manzana”.

“Las reinas salen de su hibernación al comienzo de la primavera para comenzar la construcción del nido por lo que cada reina muerta significa 20.000 chaquetas amarillas que no nacerán” explican, agregando que “como se alimentan en esta etapa de azucares y carbohidratos, el aroma del vinagre las atrae.

Se recomienda mantener estas trampas de vinagre hasta el mes de diciembre.

Cabe recordar que las chaquetas amarillas, de origen en el Mediterráneo, fueron vistas por primera vez en el año 1981, en la zona de Chos Malal (Neuquén) -posiblemente ingresadas desde Chile-, y rápidamente se extendieron por toda la cordillera hasta Santa Cruz.

Conocida científicamente como Vespula Germánica, la chaqueta amarilla “se alimenta con productos ricos en carbohidratos y proteínas lo que la convierte en dañina para las actividades agropecuarias y recreativas: puede consumir polen, frutas, carne y otros insectos como las abejas; y puede atacar a otros animales, aves y al hombre”, recordaron.