Esquel: se quedó a dormir en casa de un amigo y abusó de su hija

El acusado reconoció el hecho por el que lo acusaron el fiscal Martin Robertson y la funcionaria Sofía Torres, asesorado por su defensor particular Horacio Hernández. De la audiencia participó la Dra Epifane de la Asesoría de Familia. La juez Fernanda Révori analizó el acuerdo y los elementos probatorios y lo homologó, condenando a Brian Ismael Paredes a la pena de de un año y seis meses de prisión en suspenso, reglas de conducta y costas del proceso.

El imputado se quedó a dormir en la casa de un amigo, compartiendo habitación con la hija menor de la pareja. Aprovechó la soledad de la noche para abusar de la niña tocándola en la cola.

En la audiencia de juicio abreviado, el acusado reconoció el hecho, aunque dijo no recordar con precisión ya que en aquella oportunidad había consumido droga.

La jueza Fernanda Révori concluyó que el panorama probatorio descripto y lo expuesto en audiencia por el Ministerio Público Fiscal, permite acreditar la existencia y reconstrucción del hecho del modo propuesto por la acusación.

Respecto de la pena acordada por las partes, Révori consideró que su cumplimiento en suspenso es adecuado, no solo porque la pena es inferior a los tres años y la ley así lo permite, sino además porque se aprecia que, en el caso puntual de Brian Paredes, los fines de la pena pueden ser logrados mediante la imposición de las pautas de conducta que acordaron las partes por el término de dos años.

Durante dos años el imputado deberá mantener el domicilio, someterse al control de la Agencia de Supervisión, realizar un tratamiento psicológico para abordar la problemática relacionada con las drogas y las situaciones en las que se ha visto involucrado, abstenerse de relacionarse con la víctima y sus padres, por lo que se dispuso la prohibición de acercamiento a menos de 100 mts. y contacto por cualquier medio.