Evalúan comenzar a cobrar multas ante bromas o falsas alarmas de situaciones de emergencias

El pasado sábado, rescatistas de Bomberos, Policía y Gendarmería estuvieron por más de 4 horas buscando a una supuesta mujer que se había accidentado en un sendero próximo al río Azul, pero todo resultó ser una broma o falsa alarma. Desde los organismos de Emergencia se evalúa comenzar a cobrar una multa a través de la Justicia, a los titulares de las líneas desde donde surgen este tipo de llamados.

En diálogo con InfoChucao, Jano Namor, jefe de Bomberos Voluntarios de El Bolsón explicó que “el pasado sábado a través de un llamado al 911 nos dan aviso de una mujer que habría sufrido una fractura expuesta en una de sus piernas mientras transitaba por un sendero en la zona del Camping de Doña Rosa por lo que de inmediato coordinamos con la gente de auxilio de montaña, tanto de nuestra institución como de Policía y Gendarmería y se partió hacia el lugar”.

“Como no teníamos mayores precisiones sobre su ubicación se comenzó a recorrer toda la zona por más de 4 horas sin que pudiésemos encontrar a nadie” señaló Namor, indicando que “a su vez nos comunicamos con el Hospital para ver si había llegado allí por sus propios medios, pero esto también arrojó resultado negativo por lo que se retornó a base cerca de la medianoche”.

Namor expresó que “calculamos que nuevamente fue una broma de mal gusto, porque cuando nos intentamos comunicar al número desde donde se pidió auxilio no nos contestan”.

Claramente indignado remarcó que “mover 3 instituciones, poniendo en riesgo a los mismos rescatistas que tuvieron que trabajar en un ambiente de montaña en horario nocturno para que sea una broma, es algo realmente grave ya que nosotros debemos salir ante cada pedido de auxilio”.

“Ya tenemos varias situaciones así que se toma como un chiste, pero se mueven muchas personas y tenemos un importante gasto operativo por lo que estamos evaluando a través de la Justicia poder empezar a cobrarles una multa a los titulares de las líneas” indicó.

“Asimismo, se está analizando cobrar alguna suma cuando la gente sale a la montaña sin registrarse en la Oficina de Montaña y luego sufren alguna emergencia y se les debería cobrar el gasto operativo” explicó Namor, aclarando que “cuando uno pasa a registrarse recibe toda la información necesaria y queda asentado hacia donde se irá por lo que, ante un accidente, todo es más ágil para los rescatistas”.