Finalmente enviaron al penal de Bariloche a condenado por el homicidio de Juan Chávez

La jueza de Ejecución Penal de Bariloche, Sandra Ragusa, envió este martes a Diego David Riffo al penal de Bariloche a cumplir la condena de 10 años y 8 meses de prisión por el homicidio de Juan Chávez, porque la sentencia quedó firme.

La magistrada revocó este martes la prisión domiciliaria que se le había concedido el año pasado a Riffo y dispuso que sea trasladado hasta la cárcel de Bariloche.

El abogado querellante Víctor Massimino explicó este martes que el tribunal integrado por los jueces Bernardo Campana, Gregor Joos y Marcos Burgos homologó a mediados de diciembre pasado el acuerdo pleno que habían alcanzado la fiscalía, el imputado, la querella y la defensa por la pena de 10 años y 8 meses.

El acusado admitió en un juicio abreviado su responsabilidad en el homicidio de Chávez y estuvo de acuerdo con la calificación y la pena que ofreció la fiscalía, con el consentimiento de la querella. El defensor particular Ricardo Gonzaga avaló el acuerdo pleno.

Por eso, el tribunal condenó a Riffo como autor del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y lo condenó a 10 años y 8 meses de prisión, que es la pena mínima prevista en el Código Penal para castigar ese delito.

Sin embargo, Massimino explicó que la defensa del acusado no renunció a los plazos procesales y derechos del imputado. En consecuencia, el tribunal solo homologó el acuerdo por la pena, pero no podía ordenar la detención del imputado porque la sentencia no estaba firme. Por eso, Riffo siguió con el beneficio de la prisión domiciliaria que se había extendido hasta Bariloche, donde tenía su trabajo el acusado, hasta que la sentencia quedara firme.

Después, vino la feria judicial. Massimino relató que el 2 de febrero pasado la jueza de Ejecución Penal de Bariloche había recibido el legajo de Riffo. Ragusa advirtió entonces que el hombre había sido condenado a 10 años y 8 meses de prisión y, sin embargo, estaba con prisión domiciliaria, sin ninguna causal que justificara ese beneficio.

Por eso, notificó de esa situación al fiscal de ejecución penal Guillermo Lista y a la querella. Massimino dijo que él y el fiscal habían pedido que se dejara sin efecto la prisión domiciliaria.

Ragusa solicitó a la Oficina Judicial que fijara la audiencia para definir la situación de Riffo. Pero entre las idas y vueltas del expediente y la cantidad de audiencias que hay solicitadas, recién se pudo hacer este martes.

Massimino informó que el defensor de Riffo había pedido que se le extendiera la domiciliaria al condenado hasta el 14 de abril próximo, porque quería festejar el 13 de abril el cumpleaños de su hijo.

El querellante dijo que se había opuesto a esa petición del defensor. También, Lista solicitó rechazar el planteo. Ragusa resolvió revocar la prisión domiciliaria y enviar a Riffo al penal de Bariloche para cumplir la pena en la unidad penitenciaria. De todos modos, Gonzaga impugnó la resolución de la jueza de Ejecución. Aunque el condenado ya fue trasladado hasta el penal.

Massimino lamentó la confusión y polémica que se originó en las horas últimas en El Bolsón por este caso. Explicó que la sentencia acordada en el juicio abreviado de diciembre pasado recién quedó firme este año.

El crimen

Riffo admitió haber asesinado la madrugada del 1 de febrero del año pasado a Chávez. El crimen ocurrió en un domicilio de la calle Hipólito Yrigoyen del barrio San José de El Bolsón.

Según la teoría del fiscal Francisco Arrien de El Bolsón, Riffo llegó al domicilio en su camioneta, junto a otras personas. El grupo entró al lote ubicado en la calle Hipólito Yrigoyen y exigió a los gritos la presencia de Manuel Allapan. Estaba acompañado por su pareja, su madre, hermanos. Todos llevaban palos en sus manos.

El dueño de la casa salió de la casa, junto a otros jóvenes. Riffo efectuó dos disparos contra el suelo exigiendo la presencia de Allapan. Luego apuntó con el arma a Chávez y efectuó un disparo. La bala impactó en el abdomen. de la víctima, que tenía 18 años.

El joven herido de muerte corrió dos cuadras hasta la casa de su hermana, pero quedó tendido en la calle. Fue trasladado al hospital de El Bolsón donde murió horas después a raíz de la grave hemorragia que había sufrido.

Riffo llegó al juicio, que se hizo a mediados de diciembre del año pasado, con prisión preventiva domiciliaria y el tribunal dispuso en ese momento que continúe con ese beneficio hasta que la sentencia quede firme. Recién este martes se le revocó el beneficio y se lo mando a cumplir la pena en la cárcel local.

Fuente: Río Negro.