Habló uno de los gauchos que corrieron a los manifestantes: “Todo empezó cuando esta gente cortó con un cuchillo al caballo de un jinete que pasó por allí”

Luego de los disturbios que ocurrieron el domingo por la noche en el centro de El Bolsón, habló uno de los gauchos que fueron protagonistas, cuando cerca de la medianoche, tomaron la decisión de enfrentar a los manifestantes y realizar ellos mismos el desalojo de quienes estaban realizando los desmanes. “Todo empezó cuando esta gente cortó con un cuchillo al caballo de un jinete que pasó por allí” señaló

El gaucho relató que “uno de los muchachos se estaba yendo del predio donde se había estado llevando a cabo el Campeonato de Doma y paso por este lugar, donde no sabíamos que estaba esta gente prendiendo fuego, y con un cuchillo le cortaron el caballo” señalando que “le hicieron un corte grande al animal”.

“Él se había despedido de nosotros y ya se iba y paso por ahí y no sé si esta gente se habrá pensado que nosotros estábamos metiéndonos en algo de lo que ellos reclamaban, pero no fue así” indicó el vecino.

“A los pocos minutos volvió a decirnos que le había cortado el caballo y cuando nos contó que estaban todos encapuchados ahí recién salimos nosotros y aprovechamos nosotros y nos sacamos las ganas de poder correrlos, porque uno ya está cansado de que pasen estas cosas. Han quemado edificios, han roto negocios, siempre queriendo tener la razón. Cortan la ruta afectando a gente que no tiene nade que ver y quizás vas por una urgencia y no podés pasar”.

El gaucho explicó que “todos hemos tenido que estar encerrados por la pandemia, y ellos hacen quilombo cuando quieren”.

Asimismo, señaló que “al momento de la agresión al jinete, no había en el lugar presencia policial”.

Luego, la historia ya es conocida: un grupo de gauchos que se encontraban en el predio de los festejos tradicionalistas fueron hasta el lugar y al grito de “Viva la Patria” corrieron a los manifestantes, inclusive hasta la puerta de la Guardia del Hospital, donde se refugiaron algunos, protagonizando algunos incidentes. También fueron ellos mismos los que limpiaron las calles, de los elementos que los manifestantes estaban quemando, entre ellos, el cartel que recordaba a José Luis Cabezas, una víctima de la impunidad.