La cuarentena lo sorprendió en Bariloche y lo alojaron: abusó sexualmente de la pequeña hija de la dueña de casa

Un tribunal homologó el acuerdo al que arribaron la fiscalía, la defensa y el propio acusado, de 24 años, y le impusieron ocho años de prisión por una serie de abusos sexuales a los que sometió a la hija de una mujer que lo alojó en su vivienda luego de que el sujeto, oriundo de La Plata, fuera sorprendido en Bariloche cuando las autoridades decretaron el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

En etapa de aislamiento social obligatorio, un sujeto oriundo de la ciudad de La Plata, aprovechó varias ocasiones en las que la madre de una menor dormía, para someter a manoseos a la pequeña hija de ésta, de apenas once años de edad. Además, logró violarla en varias ocasiones. El relato de la niña, a través del sistema de cámara Gesell, fue determinante para sellar la suerte del acusado, que se rindió ante la evidencia y aceptó los hechos delictivos que le reprochó el fiscal César Lanfranchi y en consecuencia fue condenado a la pena de ocho años de prisión. El involucrado fue identificado como Jonathan Leonel Alarcón y los hechos investigados ocurrieron en una vivienda de la zona oeste de la ciudad.

Al sujeto le imputaron varios hechos de abuso sexual simple, que ocurrieron entre el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio (a partir del 15 de marzo) y los primeros días de mayo. En el mismo período, el acusado violó a la niña en al menos tres ocasiones.

El fiscal César Lanfranchi, impulsó el acuerdo pleno de juicio abreviado bajo los cargos de abuso sexual simple y abuso sexual agravado por acceso carnal contra una niña, aprovechando la situación de convivencia.

Los jueces Héctor Leguizamón Pondal, Romina Martini y Marcelo Álvarez Melinger, integraron el tribunal de juicio, y tras homologar el acuerdo, dictaron la condena.

El caso fue resuelto a través de un acuerdo pleno de juicio abreviado que alcanzaron las partes, en una audiencia remota que se desarrolló días atrás en los tribunales locales, con conexión directa al sitio en el que estaban quienes participaron del proceso. Para sellar el acuerdo también fue necesario el consentimiento del defensor oficial Marcos Miguel, quien sugirió a su pupilo aceptar la propuesta del fiscal.

La denuncia de la madre se produjo a mediados del mes de mayo pasado y el caso alcanzó una sentencia en tiempo récord, en parte por la abundante evidencia recolectada que permitió al fiscal obtener la confesión del acusado.

Tras una primera denuncia en la Subcomisaría 55 de Playa Serena y su posterior ratificación en la fiscalía, el sujeto resultó detenido y se formalizó la acusación en su contra, con prisión preventiva.

Mientras tanto, la investigación continuó con la recolección de importantes pruebas: entre las que se destacó un informe médico que reveló lesiones en la víctima y su relato, obtenido a través del sistema de cámara Gesell.

El acusado admitió su responsabilidad en los hechos investigados y el proceso culminó con la aplicación de la pena mínima para el delito investigado.