La Delegación IPROSS de El Bolsón continúa con su labor dando respuestas a los afiliados

La Delegación de IPROSS en El Bolsón se encuentra funcionando con normalidad y brindando respuestas a los afiliados, incluso con los contratiempos que conlleva la pandemia de COVID-19.

La Delegación actualmente cuenta con 6.030 afiliados y afiliadas y es una zona que, por su geografía y población, depende de zonas sanitarias de mayor complejidad como San Carlos de Bariloche y General Roca.

De esta manera, se brinda y garantiza la cobertura de salud a los afiliados, a través de profesionales médicos nucleados en la Federación Médica y el Colegio Médico Zona Andina.

El IPROSS cumple con el Programa Médico Obligatorio (PMO), y los afiliados tienen su cobertura asegurada en El Bolsón o en otra localidad, si la situación de salud lo requiere, a través del sistema de derivaciones.

La pandemia de COVID-19 desencadenó un sinfín de inconvenientes, de los que la obra social rionegrina no fue ajena, como la demora en la dispensa de medicamentos, prótesis e insumos varios, por falta de producción y distribución en condiciones normales; así como también la falta de personal activo, por ser personal de riesgo, adherir a la dispensa, ser paciente positivo de COVID-19 o contacto estrecho.

El presidente del IPROSS, Alejandro Marenco, sostuvo que “este año recuperamos la gobernanza que había sido transferida, antaño, a los prestadores. Esto quiere decir que podemos controlar en qué se gasta, cuándo y cómo, aunque lleva tiempo organizarlo”.

En Río Negro, el IPROSS invierte alrededor de $30.000.000 mensuales en las distintas discapacidades. Del total de la población, El Bolsón tiene 158 personas con Certificado Único de Discapacidad (CUD) siendo 68 masculinos y 90 femeninos. Esto representa el 30%, lo que implica una gran inversión.

En la provincia, el IPROSS tiene más de 750 afiliados en tratamiento oncológico, lo que representa más de $50.000.000 mensuales. De ese total, 91 personas se encuentran en El Bolsón. “Cierto es que hubo demoras en la dispensa de medicamentos oncológicos que se cubren al 100%. La pandemia congestionó el circuito logístico, desde el elaborador hasta el afiliado/paciente generando demoras en todos los eslabones de la cadena”, enfatizó Marenco.

“Los detalles de estos números implican que el Instituto funciona de manera solidaria, ante la demanda de Salud que es infinita y para nada gratuita. El IPROSS tiene un gran alcance de cobertura en distintas situaciones de salud. Por eso, respecto a los jubilados, se está trabajando en el análisis de los principios activos que más usan, para mejorar la cobertura”, explicó el presidente.

Con respecto a los prestadores, Marenco expresó que “nuestro deseo a futuro es hacer contratos directos con los prestadores que tenemos en la Zona Andina, para mejorar los controles y distribuir las prestaciones. Asimismo, construiremos la Delegación El Bolsón para mejorar el recurso humano y la atención mediante la incorporación de personal”.

Por último, la app “IPROSS RIO NEGRO” está empoderando al afiliado, y en próximas actualizaciones, podrá denunciar el cobro del plus y calificar la atención médica. “De esta manera quedará registro de cuándo, cómo y quién atendió al afiliado. El IPROSS continúa transparentando la información con los principios de igualdad, equidad y solidaridad, garantizando las prestaciones de servicios médicos asistenciales a los afiliados, realizando una correcta distribución de los recursos y brindando, al mismo tiempo, un servicio de calidad”, finalizó el presidente.