La Fiesta Nacional del Lúpulo tendrá su propia cerveza

En el marco de la 46º edición de la Fiesta Nacional del Lúpulo, la más popular de la provincia de Río Negro, la Cervecería El Bolsón realizará en vivo una cocción de cerveza con productos de Lúpulos Patagónicos.

Por primera vez la Fiesta Nacional del Lúpulo tendrá su propia cerveza, un producto genuino de la localidad que será cocinado en vivo por la primera cervecería artesanal del país, nacida en El Bolsón en el año 1984.


Según lo confirmó el intendente Bruno Pogliano será una edición limitada que recién estará disponible en botellas dentro de 20 días. Asimismo el intendente indicó que “la cocción de esta IPA se realizará en vivo en el marco de la Fiesta Nacional del Lúpulo desde las 19 horas del día sábado”.


Pogliano remarcó que no sólo se trata de un atractivo para la fiesta y sus visitantes, sino que además es un reflejo de la consolidación que tiene la fiesta, que se ha convertido en un evento turístico, cultural y productivo sin igual.
En la jornada de ayer el intendente recorrió el lupular de donde se sacarán los frutos para la cocción del día sábado. Se trata de Lúpulo Patagonicos de la Familia Leibrecht. En el encuentro estuvieron presentes Guillermo Bahlaj de Cervecería El Bolsón; Klaus Leibrecht de Lúpulos Patagónicos, y Bruno Hellriegel, secretario de Turismo local y Coordinador General de la FNL.


Se trata de un evento único en el cual todos los amantes de la cerveza artesanal están invitados a participar, dado que no son muchas las oportunidades en las cuales se puede ver una cocción de cerveza en vivo.


En relación a ello, Bahlaj explicó que “la cocción total tarda unas 5 horas aproximadamente, durante ese tiempo realizaremos el proceso de cocción de una cerveza estilo IPA utilizando solamente lúpulos locales. No solo estaremos utilizando pellets de lúpulo sino también flores de lúpulo recién cosechadas”.


Durante el proceso se podrán ver los siguientes pasos de la elaboración: Primero el macerado de los granos, donde la malta molida se mezcla con agua formando una “sopa” espesa para dar inicio a la transformación del almidón de la malta en azúcares fermentables.


El segundo paso consiste en que el preparado, de textura espesa, se filtra para separar el líquido de las cascarillas de cereal, obteniendo un mosto dulce.

En la tercera etapa el mosto dulce es hervido durante 90 minutos con el agregado de distintos lúpulos en distintos momentos del hervor para acentuar las características del lúpulo en la cerveza como el amargor, el sabor o el aroma característicos del estilo.


Por último el hervido, ese mosto lupulado, es enfriado y puesto en un fermentador con el agregado de levaduras, las cuales luego de unos 7 a 10 días de fermentación y otros 10 a 15 días de acondicionamiento en frío dan como resultado una rica cerveza producida 100 por ciento en origen.