La Policía de Río Negro separó de su cargo a un efectivo de El Bolsón que fue detenido por un hecho delictivo

La Jefatura de la Policía de Río Negro separó de su cargo y dispuso el inicio de las actuaciones administrativas correspondientes, a un efectivo de la Comisaría 12° de la localidad de El Bolsón en el marco de una causa judicial a través de la cual, la Justicia ordenó su detención. El efectivo policial fue identificado participando de un hecho delictivo, en donde dos motochorros amenazaron con un cuchillo y le robaron la cartera a una mujer de 79 años de edad, cuando estaba llegando a su vivienda.

Tras un hecho delictivo ocurrido el día lunes, el trabajo del Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Policía de Río Negro, determinó la presunta participación del empleado policial. En consecuencia y además por orden judicial, desde la Jefatura se iniciaron las acciones mencionadas pasándose a situación de pasiva al efectivo.

La Policía de Río Negro se encuentra a total disposición de la Justicia en pos del esclarecimiento de los hechos y tomará todas medidas que hagan falta en cuanto a las posibles responsabilidades del efectivo.

El hecho delictivo ocurrió el pasado lunes cerca de las 14:30hs, en momentos que una mujer de 79 años de edad retornaba a su domicilio y fue interceptada por dos sujetos a bordo de una moto, y uno de ellos la amenazó con un chuchillo, robándole la cartera para luego darse a la fuga.

Gracias a los gritos pidiendo ayuda de la víctima, un vecino comenzó a perseguir con su vehículo a los delincuentes logrando que perdieran el equilibrio y cayeran de la moto en donde huían, dándose a la fuga a pie.

Según se informó, el efectivo policial que prestaba servicios en la Comisaría 12° de El Bolsón, fue identificado como uno de los autores del hecho, mientras su cómplice aún no fue individualizado. Ese es uno de los motivos que señaló el fiscal Francisco Arrien para solicitar que mientras dure la investigación, cuatro meses, el sujeto permanezca detenido para no entorpecer el avance del proceso iniciado formalmente a partir de la aceptación de los cargos que manifestó el juez de Garantías, Juan Pablo Laurence.

El robo atribuido es agravado por el uso de arma blanca y precisamente por la condición de policía del acusado, y, según la causa judicial, fue un ocasional testigo el que adoptó una actitud valerosa de perseguir a los delincuentes y su relato permitió rápidamente individualizarlo.