La Universidad del Comahue analizará la calidad del aceite de cannabis

Un equipo de profesionales de la Universidad Nacional del Comahue fue autorizado por el Conicet para prestar el servicio. Recibirá las muestras de aceite de uso medicinal y realizará la caracterización química. Será el único en la región.

En la Patagonia hay una gran cantidad de personas, generalmente niños, niñas y adultos mayores, que utilizan aceite de cannabis con fines terapéuticos, pero que desconocen qué principios activos contienen y en qué concentraciones los consumen. En este contexto un equipo de profesionales de la Universidad Nacional del Comahue (UNC) fue autorizado por el Conicet para realizar la caracterización química de los extractos, con el fin de dar una respuesta a la demanda social.

En el caso de Neuquén se sancionó la ley 3042 que garantiza la cobertura del cannabis medicinal en el sistema público de salud y a través del ISSN. Sin embargo, la única forma prevista para acceder es a través de la importación, con cotización en dólares, y alcanza sólo a los casos de epilepsia refractaria. Los pacientes, entonces, recurren a las asociaciones de cannabicultores para obtenerlo.

“Son grupos de alta vulnerabilidad. Porque es gente que recurrió a producirlo porque no había otra forma de tenerlo y se trata de casos muy críticos de salud. A raíz de esta demanda surge el servicio. También por los médicos que se acercaron a través de las asociaciones civiles, donde se han dado ya talleres con respecto al uso medicinal del cannabis. Necesitan saber qué se está usando para poder prescribirlo”, explicó Guillermina Bongiovanni, la directora del Probien, el instituto dependiente de la UNC y de Conicet, que fue autorizado a brindar esta prestación.

Y agregó: “las asociaciones civiles de la región lo que nos decían era que ellos hicieron una encuesta y encontraron que un 30% de la población usa aceite de cannabis para algo, en forma de aceite, en forma de crema, incluso nos decían que en las personas mayores que tienen problemas de insomnio lo utilizan y generalmente más aún quienes sufren dolores por la edad.”

La investigadora conduce el equipo que estará encargado de recibir las muestras y hacer el análisis cuantitativo de cannabinoides y terpenos en aceites, tinturas y extractos de cannabis. También participan la química María Marcela Amaro y el ingeniero químico Leonardo Bajda.

Probien es el único, hasta el momento, que brindará el servicio en la región Patagónica. Será rentado y puede requerirlo cualquier persona u organización. Recientemente se autorizó a un instituto en Bahía Blanca.

Este trabajo está reconocido por la ley 27.350, que establece la investigación con fines terapéuticos y científicos de la planta de cannabis para garantizar el cuidado integral de la salud.

“Durante el tiempo que hemos estado haciendo los trámites (para lograr la autorización) hicimos análisis para mejorar la técnica y nos hemos encontrado con muestras que eran aceites de oliva o que lo que vendían como cannabis, lo era, pero estaba súper diluido”, afirmó Bongiovanni.

Para obtener más detalles de cómo acceder al servicio pueden comunicarse a la dirección de correo electrónico: cromatografia@probien.gob.ar.

Fuente: diario Río Negro