¡Las hojas secas no son basura!

Desde la Dirección de Ambiente de Lago Puelo solicitaron evitar quemar las hojas secas señalando que esa práctica genera gases contaminantes que contribuyen al cambio climático. “Si las dejamos desparramadas en nuestro jardín o sobre nuestra huerta, generamos una capa de protección del suelo llamada mantillo” explicaron.

¿Sabes qué otros beneficios aportan el mantillo?

Además de devolverle los nutrientes al suelo reduce la pérdida de humedad y amortigua las diferencias de temperatura para nuestras plantas.

Algunos tips: 

Podes apilarlas en un rincón favoreciendo su descomposición y reincorporación al suelo.

Son un material ideal para colocar en nuestra compostera.

Al estar secas, podemos almacenarlas en bolsas o tachos para tener disponible para el resto del año.

En la compostera, las hojas secas absorben el exceso de humedad, favorecen el ingreso de aire y aportan carbono, un elemento utilizado como fuente de energía por los hongos y bacterias responsables de la transformación.

Las hojas secas no son basura, mantienen la salud de los suelos.

Al caer de los árboles devuelven los nutrientes al suelo, lo mantienen húmedo para que otras plantas puedan crecer y, además, sirven para nuestro compost.