INICIO > REGIONALES > NOTA

02.02.2019

El femicida Mariano Cordi, tiene un tiro en la cabeza.

Lo detectaron los médicos del hospital en la noche de este viernes.

Lo intervienen quirúrgicamente.

Mariano Cordi, el acusado de asesinar este martes a Valeria Coppa, estaba siendo operado en la noche de este viernes en el hospital Ramón Carrillo de Bariloche para extraerle una bala que tenía en su cabeza.

 

Los médicos detectaron el proyectil, disparado por su propia arma de fabricación artesanal, cuando le realizaron una tomografía.

La fiscal Betiana Cendón había asegurado al mediodía que Cordi no presentaba heridas, aunque deslizó que había restos “hemáticos” (de la sangre) en sus pertenencias hallados en la cima del Cerro Carbón, donde fue hallado, en la zona sur de Bariloche.

Cuatro médicos revisaron al acusado de asesinar a Valeria el martes en los jardines de la Catedral y ninguno dijo haber visto una herida de bala.

Los médicos atribuyeron la confusión que presentaba a la deshidratación profunda que tenía y a las alteraciones del sistema matabólico, informó una fuente del área de Salud de la Provincia.

Pero como ese cuadro se mantenía, hacia las 20:00 horas le realizaron una tomografía, y allí se detectó el proyectil en la cabeza.

Lo condujeron de inmediato al quirófano, donde hacia la medianoche estaba siendo intervenido.

Fuentes policiales dijeron en la noche de este viernes que el arma “tumbera” hallada en el lugar donde fue detenido encontraron el casquillo de un proyectil disparado. Es la misma arma que habría utilizado para matar a Valeria.