Mendoza dijo que los mapuches no son pueblos originarios argentinos y en el sur se encendió la alerta

En medio de los vaivenes sobre la entrega o no de tierras a indígenas en Mendoza, con posiciones claramente enfrentadas, la provincia fue noticia nacional hace diez días por la decisión mayoritaria de su Cámara de Diputados de sostener que “los mapuches no deben ser considerados pueblos originarios argentinos”.

“Lo de la Legislatura de Mendoza es grave en términos antidemocráticos, racistas y fascistas”, sostuvo el werken (vocero) de la Coordinadora del Parlamento Mapuche-Tehuelche de Río Negro, Orlando Carriqueo, quien fundamentó: “Eso marca un desconocimiento, porque dicen que los mapuches no son originarios de la Argentina, pero, en todo caso, este país se construyó sobre un territorio donde estábamos los pueblos indígenas y no había ni Argentina ni Chile”.

“Hay que poder dimensionar eso”, advirtió el referente indígena.

En ese sentido, habló de “una construcción de la educación y del nacionalismo” que lleva a la idea votada en Mendoza y consideró que la formación de “los Estados implicaron un andamiaje político, jurídico y educativo para poder sostener eso y homogenizar una sociedad”.

Yendo al factor histórico, el werken explicó: “Si uno conoce la historia, sabe que desde Mendoza salió la cuarta división del Ejército de la Campaña del Desierto”.

Además, sostuvo que “los pehuenches y los ranqueles que parlamentaron hace más doscientos años con San Martín para poder cruzar los Andes son lo que hoy se conoce como el pueblo mapuche”.

De tal manera, afirmó que “decir que el pueblo mapuche no existía es tergiversar ese hecho”.

Carriqueo opinó que “la declaración de la Legislatura de Mendoza, con términos racistas y fascistas, va en contra de la misma Constitución y de los pactos internacionales”, y la tildó de “antidemocrática”.

Por otra parte, destacó que “lo que pasó en aquella provincia fue impulsado inicialmente por el bloque del PRO y luego acompañado por gran parte del peronismo”.

Así, expuso que se trata de una acción de “gravedad institucional y sin fundamentos”.

Más allá de las consideraciones a favor o en contra de lo que sucedió en la Legislatura mendocina, cabe preguntarse si la declaración que emanó de aquella Cámara de Diputados tendrá eco en otras partes del país.

Es decir, por ejemplo, ¿se producirán en el ámbito legislativo de Río Negro discusiones similares? O, incluso, ¿la resolución mendocina repercutirá a nivel de las decisiones que se toman desde el Estado argentino en lo que hace a la entrega de territorios a los pueblos mapuches?

Por ahora, todo es una incógnita.

Fuente: El Cordillerano.