Perros, gatos y animales envenenados: Que hacer y qué no hacer en estos casos

A raíz de los hechos que se vienen sucediendo en los últimos días en los barrios Costanera Norte y Obrero en donde aparecieron numerosos animales envenenados, consultamos con una médica veterinaria para conocer qué es lo que se debe hacer en estos casos y lo que no se recomienda hacer.

Buscando información de la mano de un profesional, InfoChucao dialogó esta mañana con la médica veterinaria Paula Belén Nicora quien recomendó que hacer en estos casos y que no.

“Ante estos casos lo primero y más urgente que hay que hacer es buscar un veterinario teniendo en cuenta que ante un envenenamiento cada minuto cuenta” explicó la profesional aclarando que “lo mismo que con la medicación tiene mucho que ver la dosis, por lo que varía dependiendo del tamaño del animal, la dosis que ingirió”.

“Muchas veces se confunde con el envenenamiento cosas como descomposturas, vómitos o una herida que sangra, cosa que no son tan urgente. Lo urgente es un animal inconsciente, convulsionando, diarreas y espuma con olor raro” aclaró Nicora.

“Entre las cosas que no debemos hacer es provocarle el vómito al animal ya que si se trata de un producto caustico o álcali por ejemplo, le causaremos un doble daño. Otra cosa que es muy habitual es escuchar que le han cortado las orejas para que sangre y largue el veneno y tenemos que entender que el animal no es una cañería y que el veneno va por sangre y sale por sangre y encima uno debe ocuparse en la emergencia de salvarle la vida por el envenenamiento y encima la hemorragia y posible infección de las orejas” señaló.

“Como cada minuto cuenta, se recomienda llevar al animal al consultorio del veterinario ya que en su consultorio el profesional cuenta con todo lo que necesita para atender la emergencia” aclaró la facultativa.

“Tenemos que tener presente que estos productos, que usualmente son insecticidas, mantiene su poder aun luego de la muerte del animal por lo que continua siendo peligroso para otros animales y para nosotros mismo y recordemos que es una cuestión de dosis por lo que es mucho más peligroso para los niños, que son más pequeños que a los adultos. Además debemos saber que muchos de estos productos pueden ser absorbidos por la piel por lo que al manipular el animal debemos usar guantes o bolsas para evitar el contacto” explicó Nicora concluyendo que “una vez muerto lo ideal sería cremar estos animales, pero de no poderse hacer tenemos que tener en cuenta que ese veneno puede pasar a la napa de agua y si está muy superficial puede ser desenterrado por otros animales y seguir envenenando”.