Pía, la bebé prematura que perdió a su madre en el parto, ya abrió sus ojitos y está siendo alimentada

La pequeña que nació la semana pasada y pesó tan solo un 1,3 kilo, perdiendo a su madre, Alice, durante el parto, evoluciona lenta pero favorablemente y en el día de ayer ya abrió sus pequeños ojitos y comenzó a recibir alimento. Su padre se encuentra junto a ella en Bariloche y continúa la movida solidaria para ayudarlos.

La semana pasada todos nos conmovíamos al conocer a la historia de la pequeña Pía, su mamá Alice que aun sabiendo el riesgo que corría su vida decidió seguir adelante con el embarazo y de su papá, Carlos que de repente se encontró sin poder estar a su lado por la cuarentena.

La beba nació con mínimos signos vitales debido a la anestesia general que se le debió aplicar a su madre y fue increíble su recuperación. Desde ese momento permanece entubada en la unidad de Neonatología evolucionando día a día.

Pero las buenas noticias, afortunadamente empezaron a llegar y en el día de ayer, según contó su padre, abrió sus ojitos. También comenzó a ser alimentada vía sonda por primera vez.

Para Carlos Tebes, su papá, de golpe todo ha cambiado, ya quedaron atrás los planes que tenía con su pareja y ahora la vida lo puso frente a un gran desafío, criar solo a su hijita.

Desde que se hizo pública su situación muchos fueron los vecinos tanto de Bariloche como de El Bolsón, que le dieron una mano, incluso a nivel institucional está siendo acompañado por personal de Protección Civil y Desarrollo Humano del municipio.

Hace nueve años que Carlos se mudó a la Comarca Andina y actualmente vive en el barrio Usina, “le alquilo a una amiga y si me atraso ella me banca, al ser tan grande la casa la quiero dividir porque vamos a volver en invierno con Pía y necesito que esté bien calefaccionada”, dijo. Tiene caloventor, salamandra y tres garrafas “eso mucho no lo usaba porque yo estaba acostumbrado a vivir con la puerta abierta pero ahora son cosas que tengo que ir modificando”, aseguró.

Hasta ahora, podía estar con Pía veinte minutos dos veces por día, tomando todos los recaudos necesarios para evitar inconvenientes “pero me dijeron que a partir de mañana va a ser una sola vez de una hora y media” comentó.

Ayuda de todo el país

A partir de los hechos que se sucedieron, un grupo de amigas de Alice, decidieron primeramente ver como se podía hacer para que Carlos pudiese viajar a Bariloche para estar junto a su pequeña hija lo que ni bien se conoció la noticia se solucionó gracias a una remisera que tenía que viajar.

El siguiente paso fue poder juntar ayudas para acompañarlos durante este tiempo que deberán permanecer en Bariloche por lo que se dispuso de una urna en el Lavadero La Bandurría, en diagonal Azcona y también se abrió una cuenta de MercadoPago (CVU: 0000003100099455210102) donde se han recibido donaciones de todas partes del país.

¡Toda ayuda por pequeña que sea es inmensamente bienvenida por esta pequeña luchadora de la vida y su papá!