Por primera vez, El Bolsón sostuvo el 50% de su demanda eléctrica con energía verde

En la jornada del miércoles pasado, se realizó la primera prueba en la ciudad de El Bolsón del equipamiento instalado en la estación transformadora local por la central hidroeléctrica de paso de Río Escondido, perteneciente a la empresa Patagonia Energía S.A permitiendo abastecer la mitad de la demanda de la localidad con energía renovable generada en la Comarca Andina.

A criterio de los expertos, la inversión “permite que la región pueda tener mayor estabilidad en la distribución de energía y calidad del servicio, minimizando los cortes del sistema” que habitualmente se producen por fallas del interconectado que vincula a la Comarca Andina con la central hidroeléctrica Futaleufú.

En detalle, explicaron que “con esta incorporación, se evitaron dos cortes para los usuarios de la zona andina sur rionegrina, lo que implica un gran logro para los ingenieros y trabajadores eléctricos de los equipos de Patagonia Energía y de la distribuidora Edersa”.

Señalaron además que “en esta primera prueba, el equipamiento colocado permitió a la central hidroeléctrica funcionar en ‘modo isla’ y abastecer la mitad de la demanda de El Bolsón con energía renovable generada en la Comarca Andina. Un avance beneficioso para todos los vecinos, porque brinda mayor estabilidad al sistema eléctrico local, basado en la cooperación de dos empresas locales y en la sustentabilidad a través del uso de energías renovables”, remarcaron.

Cabe recordar que la central hidroeléctrica de paso Río Escondido lleva más de 20 años en el desarrollo de proyectos de generación de energías renovables, con aprovechamientos de pequeña escala que hacen uso del caudal que circula por el río sin embalses ni reservorios de agua.

El procedimiento

En detalle, el agua “se capta a través de una rejilla ubicada en el fondo del río, lo que permite asegurar su caudal ecológico y mantener estable a todo el ecosistema. Luego pasa por cinco obras: el desarenador, las tuberías de conducción, la cámara de carga, la tubería forzada y, finalmente, la central hidroeléctrica”. En coincidencia, “las obras de conducción se realizan bajo tierra, lo que atenúa el impacto paisajístico y visual, además de garantizar la devolución del agua en el mismo estado en el que fue tomada”.

Ventajas

Las ventajas comparativas de este tipo de energía indican que “es limpia, porque no contamina el agua ni el aire; es renovable, porque aprovecha el ciclo normal del río, sin interrupciones; y es sustentable, porque no necesita inundar terrenos ni regular el caudal”.

En la actualidad, la capacidad de generación del emprendimiento es de unos 5/7 MW (depende del caudal del río, según la época del año), “alimentando en un gran porcentaje a toda la comunidad de El Bolsón, además de fortalecer y mejorar el perfil de tensiones, dando mayor estabilidad a la red eléctrica de la Comarca Andina”, puntualizaron.

La obra, de bajo impacto ambiental, cuenta originalmente con 6 turbinas Pelton, “a las que en el año 2020 se sumó la instalación de una nueva turbina de eje vertical para mejorar el rendimiento y la capacidad productiva de toda la central. Esta instalación, en plena pandemia, se realizó por primera vez en la historia de forma remota con su fabricante en Austria, la empresa Global Hydro, de importante trayectoria en minicentrales de pasada en el mundo”, recordaron los especialistas.

Chubut

Asimismo, hay que señalar que, del lado chubutense, las localidades de Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén, El Maitén y Cholila consumen un promedio de 10/12 MW, abastecidos exclusivamente desde la central Futaleufú.

En este caso, la principal falencia son las líneas de distribución de media y baja tensión (permanentemente afectadas por inclemencias climáticas que derivan en prolongados cortes) y con obras pendientes desde la central El Coihue hasta Las Golondrinas.

Respecto a nuevas alternativas de generación eléctrica en la propia región, desde hace décadas hay proyectos vinculados a centrales de pasada en los arroyos Motoco y Lindo, entre otros, aunque nunca fueron desarrollados.

Fuente: Jornada.