Pronostican un invierno “menos crudo que lo habitual” en la Patagonia

El informe trimestral difundido hoy por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) señaló que la Patagonia argentina “no tendrá un invierno tan crudo como el habitual” ya que “es más probable que las temperaturas sean superiores a las normales”. Las precipitaciones también pueden estar por debajo de lo normal.

En este sentido Cindy Fernández, meteoróloga del organismo recordó que, en la región, las temperaturas “típicas hacia finales del otoño” se ubican “entre los 2 y los 8 grados” centígrados de promedio, y destacó que el informe trimestral del SMN no precisa “qué tan diferente será la temperatura” sino que estima “la probabilidad de que sea normal, inferior o superior”.

Asimismo, también se informó que el centro y norte de la Patagonia presentará un trimestre un poco más seco que lo habitual ya que “es probable que las precipitaciones estén por debajo de lo normal”, explicó Fernández.

El SMN destacó que el pasado mes de abril fue más cálido que lo habitual, condición que se extendió a todo el territorio nacional, ubicándolo como el tercer abril más cálido desde que se tienen registros meteorológicos completos, que datan de 1961.

“El mes estuvo dominado por un patrón de circulación semi estacionario que favoreció a condiciones de bloqueo y que afectó a todo el hemisferio sur”, precisó el organismo, y remarcó que en Argentina, “generó la persistencia de temperaturas más cálidas que lo normal, junto al continuo ingreso de humedad, especialmente en la zona central y el norte de Patagonia”.

En este sentido, el informe precisó que “los desvíos positivos de temperatura más significativos se registraron sobre el centro y sur de Buenos Aires, y el norte y noreste de Patagonia”.

En el transcurso del mes se batieron tres récords históricos de “temperatura mínima más elevada”, que ocurrieron en las localidades de Río Colorado, con 20.8 grados registrados el 6 de abril; Esquel, con 15 grados el 12, y en el primer día del mes la ciudad de Bariloche registró 13.2 grados.

En cuanto a las precipitaciones, gran parte de la zona central estuvo afectada por excesos, mientras que en “el extremo noreste de Argentina y el oeste y sur de Patagonia predominaron las lluvias deficitarias”.