Tercera víctima fatal del incendio: “La demora en el traslado le costó la vida”

Así lo expresó Inés, sobrina de José Luis Rivero que lamentablemente falleció ayer producto de las quemaduras sufridas y se convirtió en la tercera víctima fatal de los incendios forestales. Había sido atendido primeramente en el Hospital de El Hoyo y desde allí se lo derivó a los nosocomios de El Maitén, Esquel y finalmente Bariloche. Durante todo este derrotero la familia solicitó que fuese trasladado en avión sanitario hacia Buenos Aires a un centro de mayor complejidad lo que sucedió recién el domingo pasado.

José Luis Rivero tenía quemaduras en el 50 por ciento del cuerpo y sufrió intoxicación por inhalación: fue alcanzado por las llamas mientras combatía el incendio de su vivienda en Las Golondrinas. En los últimos días había sido trasladado a Buenos Aires, pero falleció hoy. Se trata de la tercera víctima tras los incendios.

La sobrina, Inés Rivero, desde Buenos Aires, consideró que hubo falta de entendimiento entre los médicos y las administraciones que debían hacer el traslado de su tío hacia la zona de la capital del país. Dicha burocracia hizo que se tardará en atender al paciente en un centro asistencial que posea una tecnología más avanzada que la existente en la región del siniestro.

Inés indicó: “Hubo una falta, una demora, falta de diligencia y eso le costó la vida a mi tío, él fue pasando de hospital en hospital porque lamentablemente, en cuanto a incendios, la provincia no tiene los recursos para sostener a un enfermo quemado o inhalado de esa gravedad. Es algo para cuestionarnos, que solo en Buenos Aires se pueden salvar vidas, eso pasa en el interior, siempre se debe ir a Buenos Aires”.

Explicó que: “él primero fue a El Hoyo, cuando hubo que evacuar fue llevado a El Maitén, ahí no pudieron sostener nada y lo mandaron a Esquel, esto fue en la noche del 9, ya en el día 10 se pidió desde Esquel un traslado a Buenos Aires porque decían que era la única manera de salvarle la vida, porque la intoxicación va tomando el cuerpo. Si bien entra por las vías respiratorias esto hace que se produzca una falta de oxigenación en el cuerpo y es progresivo. Hora tras hora el paciente pierde vida, entonces se solicitó el traslado, pero hay una falta de criterio entre la parte médica y la administrativa, porque para lo que consideran urgente los médicos, en la administración aparecen un montón de trabas”.

Asimismo, contó: “Recién el 14 a la tarde salió el avión y no lo hubiera hecho si nosotros como familia no hubiéramos empezado a llamar a los medios, ahí empezaron a aparecer los políticos de todos los colores, entonces se comenzó a presionar, no fue esto en forma natural, mi tío hubiera muerto como las otras víctimas allá y los médicos lo dijeron claramente: se agravó el cuadro por el tiempo que pasó”.

Sostuvo: “Tenía las quemaduras externas en el brazo y en el rostro, pero lo externo no hubiera sido lo de mayor gravedad, lo pudimos ver ayer. La gente del ‘Buen Pastor’ –el lugar donde fue derivado- tuvo una humanidad impresionante, hicieron todas las excepciones, se pusieron a nuestro servicio a cualquier hora. Yo lo pude ver y estaba muy quemado por fuera, pero el problema era la inhalación, la intoxicación. Desde el lunes ya nos dijeron que había avanzado a nivel celular, sanguíneo y fue fallándole paulatinamente todo el cuerpo, ayer ya tenía hipotermia. No había retorno con su corazón, no tenía presión, yo recibía los partes y nos dijeron en la cara que él pudo tener posibilidades de sobrevida de haber tenido una atención en forma inmediata, pero no la tuvo”.

Manifestó: “El hospital de El Maitén es un hospital básico, atienden cosas elementales, trasladan a Esquel o a otros hospitales más importantes, pero en Esquel tampoco podían hacer nada, la atención está en Buenos Aires y esto es una injusticia de muchos años. ¿Cuánta gente del interior va a salvar su vida a Buenos Aires? Mi tío también era de Buenos Aires, pero decidió ir a la Patagonia, a otros lugares y a Chubut después. Acá (en Buenos Aires) está todo y allá no hay nada”.

Explicó: “Otra cosa increíble que sucedió es que a él lo llevaron a Bariloche para ir al aeropuerto y a mí me avisaron que estaba saliendo de Esquel, entonces dio toda una vuelta con el traslado de 4 horas en ambulancia y eso implica un riesgo absoluto para un paciente tan grave. A mí me comunicaron que el avión estaba en Chubut y entonces ¿para qué lo llevaron a Bariloche?”.

Sobre si Rivero no tenía el DNI, indicó: “El DNI al final lo tenía en el bolsillo, él se quemó, se ve que le sacaron la ropa, el documento al final lo tenía, no tenía el carnet de PAMI, los papeles y demás, pero eso con una consulta a ANSES es automático, está todo en el sistema, solo faltaba la firma. Empezaron a tramitar con el Instituto del Quemado que está en CABA, pero a él lo trasladaron a la provincia de Buenos Aires, es otro Ministerio de Salud, entonces mientras nosotros perdimos tiempo tramitando con el Ministerio de Salud de CABA y con las entidades de allá, en provincia como son otros trámites hubo que volver todo para atrás”.

Más adelante señaló: “Decían que la demora se produjo porque el paciente debía estar estabilizado y eso no es así, estuvo más estabilizado el día 10 (marzo), que el 11, el 12 o el 14, o sea que la estabilidad fue empeorando en realidad, no concuerda con lo que nos dijeron los médicos, es evidente que un funcionario tiene una mirada y un médico o un especialista tiene otra y esto se va contagiando en las vías respiratorias, va avanzando exponencialmente, entonces no es lo mismo a 24 horas de la intoxicación que 5 días después, no es lo mismo. Palabras de los médicos que lo atendieron”.

Ante la pregunta sobre si la familia va ir a la Justicia para determinar responsabilidades, refirió: “Ahora en este momento estamos haciendo los trámites únicamente para el cuerpo que tiene que ser llevado a la morgue judicial, mañana se hará la autopsia, con todo lo emocional y particular que esto tiene, Y sí, vamos ir a la Justicia, porque hay otra gente que le puede pasar lo mismo en el futuro, ustedes son de allá (por Bariloche) y saben que hay incendios, entonces qué paso con esos 7 focos al unísono que estuvieron sobre los barrios, nos gustaría unirnos con la gente que tiene esta historia en común. Nosotros hemos perdido un familiar, sé que otras personas también han pasado por una situación similar y otras personas que han perdido otras cosas. Queremos saber qué pasó, las razones de todos los tropiezos que hubo. No puedo dar un nombre propio, éticamente no corresponde, no voy a acusar a tal persona hasta que yo pueda asegurar algo y me conste, digo en general hubo una falla en lo administrativo y hay una persona en el medio, hay una familia y sí vamos a ponernos firmes para que las cosas salgan a la luz y haya justicia”.

Fuente: El Cordillerano