Tras muertes de turistas, expertos piden no minimizar los riesgos al momento de salir a la montaña

Las series de advertencias y recomendaciones de especialistas, surgen a raíz de que lo que va de esta temporada de verano fallecieron tres turistas en el cerro Aconcagua, uno en el cerro Hielo Azul, en la localidad rionegrina de El Bolsón y hubo otras cinco víctimas fatales en la zona de El Chaltén.

Las muertes de andinistas en las últimas semanas en zonas turísticas montañosas de Argentina se explican porque “se minimizan los riesgos del deporte en altura”, por factores vinculados al cambio climático y el fomento de lugares recónditos por redes sociales, dijeron escaladores y guías consultados que sin embargo coincidieron en que se enmarcan también en un crecimiento exponencial de la actividad.

Durante esta temporada de verano fallecieron tres turistas en el cerro Aconcagua, en Mendoza; uno en el cerro Hielo Azul, en la localidad rionegrina de El Bolsón; y hubo otras cinco víctimas fatales en la zona de El Chaltén, en la provincia de Santa Cruz.

“En la zona de Bariloche y los lagos aumentaron los accidentes, no todos mortales, lo que tiene que ver con la explotación muy grande de la actividad de montaña, donde cada vez más gente quiere transitarla y año a año esas personas elevan sus exigencias”, explicó Lucas Jacobson, secretario de la Asociación Argentina de Guías de Montaña (AAGM). El especialista consideró que se necesita ir de menor a mayor en el andinismo.

“No puede ser que alguien que nunca hizo actividad en la montaña comience con algo de dificultad media o alta. Si la gente no tiene experiencia siempre recomendamos un guía, pero tratamos de que el tránsito de la montaña sea libre, y apostamos al buen juicio de la gente para no excederse en dificultades”, indicó Jacobson.

Por otro lado, mencionó que las condiciones climáticas empiezan a ser “más extremas” con períodos fríos fuertes y también de calor, lo que impacta en las escaladas.

“Hace poco a una mujer se le tuvo que amputar parte de una pierna por un alud de barro y rocas. Algo que sucedió porque veníamos de una sequía grande y pasamos a una tormenta de gran caudal de agua en pocas horas”, detalló.

Por otro lado, el guía de montaña apuntó al “fenómeno de las redes sociales donde se incita a la gente a consumir lugares icónicos de la montaña sin tener en cuenta los peligros que significan esos sitios, como el caso de las cuevas de hielo del Bolsón o lugares que tienen precipicios”.

“Si bien el andinismo es un deporte de alto riesgo porque enfrenta objetivos altos, no hay que asociarlo con la palabra muerte”, afirmó, y aseguró que los cuatro accidentes recientes fueron por “diversos motivos”.

“Es difícil decir que todos se deben al cambio climático marcado. En algunos casos sí hay condiciones más peligrosas, en otros fue mala pericia de los escaladores y en otros se trató de mala fortuna. Hacer un análisis de las razones por la cual tenemos cinco fallecidos este año, cuando nuestro récord fue tres, es difícil; no siempre es lineal, pero analizamos estas cuestiones y trabajamos en prevención”, expresó.

Además, las fotos de las redes “son de días lindos, no hay fotos de que no hay señal o de que hay vientos fuertes”, completó.

Otro punto que a considerar es que “hay un cambio de paradigma en las edades de los montañistas, que son más jóvenes, tienen nivel deportivo avanzado en poco tiempo, pero es gente más inexperta en situaciones problemáticas”.

Recomendaciones para transitar la montaña

Antes de emprender una caminata debemos conocer una serie de recomendaciones a tener en cuenta antes y durante las actividades de montaña, con el fin de minimizar los posibles accidentes.

Así, se indicó que todas las personas que recurren a lugares de montaña deben realizar un registro de trekking obligatorio antes de salir a caminar, para contar con los datos en caso de tener que realizar un operativo de rescate. En el caso de nuestra localidad, el registro se realiza a través de la página web del Área Natural Protegida “Río Azul – Lago Escondido”: www.anprale.com

Este registro tiene carácter de declaración jurada y, de no realizarlo, tanto turistas como residentes podrían ser multados.

A su vez, recomiendan conocer la exigencia física y técnica que exige el itinerario y contar con equipamiento acorde.

Otra recomendación es chequear las condiciones climatológicas, teniendo en cuenta los pronósticos, cambios de temperatura y de vientos; estar atentos a zonas pedregosas por posibles caídas de rocas y desprendimientos del suelo; y tener cuidado ante caídas de árboles y ramas, ya que “en las áreas boscosas es muy frecuente”.

Al mismo tiempo, las autoridades hacen hincapié en que se deben recorrer senderos autorizados, y no caminar solo ni desviarse de la senda, ya que hay que recordar que en muchos sectores no hay señal de celular.

Con respecto a este último punto, se pide asegurarse siempre de tener batería, crédito y agendados los teléfonos de emergencias.

En caso de accidente, se sugiere señalizar el sitio y no mover ni dejar solo al herido, y luego dar aviso a la institución competente de la zona transitada.

Nueve víctimas fatales en las zonas turísticas de montaña esta temporada

En lo que va de la temporada de verano nueve personas murieron mientras escalaban montañas en Mendoza y en el sur del país por descompensaciones, infortunios o catástrofes naturales, según la información oficial.

Tres personas fallecieron en el cerro Aconcagua, montaña ubicada en el departamento Las Heras, en la provincia de Mendoza.

En el primer caso se trató del andinista noruego Moi Oystein (62) quien intentaba llegar junto a otros escaladores a la cumbre del cerro el 4 de enero y sufrió una descompensación. Pese a la reanimación cardiopulmonar que le realizó el guía que acompañaba al grupo, el hombre murió en el lugar.

De igual forma, el andinista estadounidense identificado como John Michael Magness (58), se descompensó y falleció a 6.380 metros de altura en la madrugada del 5 de febrero, a lo que se sumó el deceso del estadounidense Aynvincent Day (39).

Asimismo, a principios de enero el turista Fernando Dávila (42) quedó atrapado en medio de un derrumbe en el cerro Hielo Azul, en la localidad rionegrina de El Bolsón, lo que provocó su muerte.

Por otro lado, esta temporada la zona de El Chaltén, en la provincia de Santa Cruz, tuvo un saldo de cinco decesos en zonas montañosas.

El 1 de febrero perdió la vida Marcos Gorostiaga (28), escalador y médico, tras ser alcanzado por una roca que se desprendió de la pared en la que escalaba en la zona de Niponino, en la base del Cerro Torre.

El pasado 21 de enero, dos escaladores vascos, Iker Bilbao (29 años) y Amaia Agirre (31) fallecieron tras ser sepultados por una avalancha al pie del cerro Fitz Roy.

A fines de diciembre, el ciudadano suizo Cristoph Klein (48) murió luego de resbalar en un campo de hielo y caer por una pendiente de 500 metros mientras descendía la Aguja Guillaumet; lugar donde la estadounidense Cassandra Dolittle (25) perdió sus cuerdas y no pudo seguir descendiendo, lo que la llevó a morir de hipotermia.

Fuente: Telam.