Un atentado dejó sin luz a 17.000 pobladores de la comarca andina

Un atentado en una línea eléctrica dejó sin energía por más de 15 horas a 17.000 pobladores Lago Puelo y los parajes Las Golondrinas, Cerro Radal y Entre Ríos, cercanos a El Bolsón. Hallaron elementos arrojados para provocar un cortocircuito a la altura de la Parcela 26.

El hecho ocurrió cerca de 20hs del viernes, a la altura de la Parcela 26, sobre la ruta nacional 40. Arrojaron cables -en dos sectores diferentes- sobre la línea de 13,2 kv, generando un cortocircuito que afectó a los conductores eléctricos, precisó Palma.

Se trata del área afectada por los grandes incendios forestales del 9 de marzo, que destruyeron más de 300 viviendas y cuyos moradores reclaman por la reposición de agua potable y la luz.

Según declaraciones del jefe de la Delegación Noroeste de Servicios Públicos, Mauro Palma, está demostrada “una maniobra pensada especialmente para lograr ese cometido”.

El servicio se restableció a las 11 del sábado. “No se pudo trabajar de inmediato debido a la logística que implica un operativo de esa magnitud, además de la oscuridad, la falta de seguridad para los empleados y los elementos indispensables para dicho cometido, ya que no se trata de una reparación sencilla”, destacó el funcionario.

Añadió que parece primar “el criterio de pensar que si no tenemos luz en nuestro barrio, que no tenga nadie. Desde hace años, venimos levantando servicios clandestinos que perjudican a los usuarios que pagan su factura de energía y tienen la documentación de su propiedad en regla. Desgraciadamente, terminan siendo víctimas de aquellos que infringen la ley, se cuelgan y roban la corriente”.

“Lamentablemente, estamos acostumbrados a este tipo de ataques, más en ese sector donde siempre han tratado de amedrentar para obtener las conexiones. En nuestro organismo no lo han logrado porque no reúnen los requisitos, aunque han tenido resultados más positivos sobre el poder político de los municipios, que son más susceptibles a estas presiones”.

Palma dijo estar seguro de que se trató de un corte provocado, “no fue una falla normal del sistema. Estamos hablando de un sector donde no hay árboles que pudiesen afectar las líneas. Además, encontramos los elementos arrojados para provocar el cortocircuito”.

Añadió que los 7 MW disponibles ahora desde la central de paso Río Escondido “alcanza solo para atender la demanda de la zona andina sur de Río Negro, toda vez que El Bolsón consume esa cantidad y más aún. De todas maneras, ayuda al noroeste del Chubut porque puede mermar la demanda de energía que aportamos”.

Fuente: Jornada.