Un gigantesco cohete chino caerá a la Tierra y podría impactar en algún sitio de la Patagonia

Los expertos espaciales advirtieron de una reentrada “incontrolada” de la sección principal del vehículo de lanzamiento, de 22 toneladas, en la atmósfera terrestre. Los científicos solo sabrán donde caerá hasta 6 horas antes. Las posibles zonas van desde el Pacífico sur, pasando por la Patagonia y hacia el Atlántico sur.

Las principales agencias espaciales internacionales y los organismos de defensa de medio mundo están en alerta debido a la inminente caída de los restos de un enorme cohete chino. Se trata de la primera etapa del Long March 5B, que fue lanzado al espacio la pasada semana con el primero de los módulos que integrarán la nueva estación espacial china.

Tras llevar a cabo la tarea de poner en órbita las nuevas instalaciones, parte del cohete, que medía casi 50 metros, volverá a ingresar en la atmósfera. Aunque previsiblemente la mayoría de estos trozos se desintegren antes de llegar al suelo, el problema es que algunos restos sobrevivan.

El Long March 5B entró en una órbita temporal, preparándose para una de las mayores reentradas incontroladas de la historia. Algunos expertos temen que pueda aterrizar en una zona habitada; la parte principal de la nave Long March 5B no ha sido diseñada para ser dirigida, por lo que no tiene una trayectoria para caer en el mar en un punto predeterminado. Los cálculos ubican la probable caída en una amplia franja que va desde el Pacífico sur, pasando por el norte de la Patagonia hasta el Atlántico sur.

A su reingreso a la atmosfera, la mayor parte del cohete se desintegrará, pero restos podrían impactar la superficie causando un daño similar al de un accidente de avión, pero esparcido a lo largo de cientos de kilómetros. Los expertos aclaran que las probabilidades que caiga sobre zonas pobladas son escasas.