“Voluntarios por la Prevención” fue declarado de interés social y sanitario por la Legislatura de Rio Negro

Este jueves en la Legislatura de Río Negro fue aprobado por mayoría el Proyecto que presentó la legisladora de El Bolsón Adriana del Agua (Bloque Juntos Somos Río Negro) para la Declaración de Interés Social y Sanitario del “Programa de Asistencia Integral al Combatiente de Incendios Forestales y Rurales en el Desarrollo de una Tarea de Alto Riesgo y Condiciones Insalubres”. Se trata del programa de asistencia integral al combatiente de incendios forestales y rurales

Este proyecto es impulsado por dos profesionales de El Bolsón; la Licenciada en Kinesiología Patricia Garavaglia y el Médico Cristian Águila, y puesto en marcha durante los meses de verano durante los grandes incendios forestales que afectaron a la Cordillera, por un equipo de profesionales nucleados bajo la denominación de “Voluntarios por la Prevención” en El Bolsón.

La tarea de los combatientes se desarrolla en ambientes de riesgo expuestos a considerable peligro, como consecuencia de la presencia de fuego, gases tóxicos, distintos tipos de combustibles, altas temperaturas, topografías abruptas, zonas de difícil acceso, duraciones prolongadas de los eventos lo que conlleva al gran desgaste psicofísico, y pone en agenda la necesidad de promover un enfoque interdisciplinario e integral de Salud que mejore las condiciones individuales de los combatientes y garantice un eficiente trabajo en equipo previamente y durante el combate.

Ante esto profesionales de diferentes disciplinas como médicos, enfermeros, nutricionistas, psicólogos, odontólogos, instrumentadores quirúrgicos, profesores de educación física, kinesiólogos, estudiantes, docentes y contadores comenzaron a trabajar para esta asistencia a los combatientes mientras se desarrolla el incendio.

Los cuidados se enfocan principalmente en atenciones de regeneración muscular, lavado ocular, humidificación pulmonar, lesiones osteomusculares, lesiones oculares de gravedad, quemaduras y atención psicológica; posibilitando la continuidad de su labor bajo un estricto control diario, evitando el extremo agotamiento psicofísico al que quedan expuestos luego de una docena de horas de acción en el campo.

Este voluntariado comenzó con la instalación de una carpa al aire libre, respetando las indicaciones marcadas por el Protocolo COVID 19, llevando a cabo, previamente, una relevante tarea docente dirigida a las jefaturas de las instituciones intervinientes a fin de ponerlas en conocimiento de los servicios disponibles y los beneficios implicados en ellos, lo que fue muy bien recibido por todas las reparticiones que pudieron, con este acompañamiento, maximizar su rendimiento general y disminuir y prevenir lesiones de todo tipo, poniéndose en evidencia la diferencia que hace a la Salud de los combatientes contar con esta atención preventiva.

En la iniciativa acompañaron los legisladores de la Zona Andina Contreras, Vivanco, Fernández y Muena.